Para Mini, el mayor desafío en el desarrollo de su primer coche eléctrico fue "encajar" las baterías en un modelo tan pequeño

Para Mini, el mayor desafío en el desarrollo de su primer coche eléctrico fue «encajar» las baterías en un modelo tan pequeño


Mini está ultimando el desarrollo de su primer coche eléctrico de producción, que debería ser presentado a finales de 2018 y ponerse a la venta en 2019. Este vehículo estará basado en el actual Mini Hatch de 3 puertas, si bien no se descarta que en el futuro se añada a la gama una variante eléctrica del Mini Hatch de 5 puertas, pues las carrocerías de 3 puertas están perdiendo peso en el mercado a pasos agigantados.

Todavía no se tienen demasiados datos sobre el nuevo Mini eléctrico. Se sabe que se fabricará en Oxford, y que no compartirá baterías ni motores con el actual BMW i3 (BMW es la dueña de Mini), si bien algunos elementos de la transmisión serán comunes. Será el primer vehículo del Grupo BMW en incorporar la quinta generación del BMW eDrive, su sistema de propulsión eléctrica integral.

El modelo en un principio estará enfocado a un uso urbano, por lo que no podemos esperar que la capacidad de sus baterías sea especialmente grande. Algunos medios apuestan por unos 30 kWh, y otros por 40 kWh. Dado el reducido tamaño del Mini, lo más probable es que el límite se encuentre en unos 50 kWh de capacidad.

Respecto a la potencia, teniendo en cuenta el carácter deportivo de Mini, podríamos encontrarnos con un motor de entre 150 cv y 200 cv, lo que pondría al pequeño eléctrico británico a la altura de las actuales versiones Cooper S, pero sin llegar a hacer sombra al Mini tope de gama: el hot hatch Mini John Cooper Works, de 231 cv.

A nivel de chasis, no se esperan cambios de especial calado: el Mini eléctrico debería mantener el dinamismo de las versiones de combustión, conseguido en gran parte gracias a la trabajada suspensión trasera de tipo multibrazo.

Peter Schwarzenbauer, máximo responsable de Mini, ha declarado en una reciente entrevista que la parte más compleja de electrificar el Mini fue conseguir encajar las baterías en un coche de pequeño tamaño. No hay que olvidar que la plataforma UKL1 del Mini Hatch también debe albergar motores de combustión, por lo que si a su pequeño tamaño le unimos este otro condicionamiento, nos encontramos con la problemática de donde emplazarlas.

Lo más probable es que las baterías estén situadas en los bajos traseros del Mini, una solución que ya hemos visto en otros modelos dotados tanto de versiones de combustión como 100% eléctricas, véase el Volkswagen e-Golf o el Hyundai IONIQ.

Fuente | InsideEVs

Compártelo:

9 comentarios en «Para Mini, el mayor desafío en el desarrollo de su primer coche eléctrico fue «encajar» las baterías en un modelo tan pequeño»

  1. El mini antiguo sí era pequeño, el actual tiene el mismo tamaño que un golf, así que sí no le ponen más baterias no será por el tamaño. Sí optaran por un sistema motor, cargador… más pequeño (que copien de Tesla) y las baterias en todos los bajos creo que podrían meter 60kwh sin problemas, sí mirais por youtube vereis que gente sin los recursos de un fabricante ha hecho conversiones de hasta un mini antiguo, por lo que qué menos que un fabricante de la «talla» de BMW pueda hacer.

    El pack de Tesla a lo largo mide alrededor de 2.150 mm, y la distancia entre ejes del mini es de 2464 mm, justo pero entra.

    Responder
  2. El Golf 2017 mide 4,25 metros, el mini 3 puertas modelo 2018 mide 3,82 metros. Esta claro que no tienen el mismo tamaño.

    Responder
    • La potencia en un eléctrico es prácticamente gratis, en determinadas circunstancias con mas rendimiento, Sin olvidar que un coche potente es mas seguro, o es que usted no ha tenido nunca un adelantamiento que se vuelve «apurado».
      Muchas ventajas por muy poco.

      Responder
      • Que no, que la potencia en un coche EV no es practicamente grátis. Lo que es practicamente gratis es aumentar la potencia en un motor eléctrico con respecto al aumento de potencia en un motor combustión.
        Pero si aumentas la portencia en un coche Ev, tienes que tener un batería dimensionada para otorgar esa potencia, lo que implica también una sistema de gestión térmica acorde.
        Además tienes que reforzar la estructura para la mayor potencia, los amortiguadores, los frenos, las zonas de deformación, poner una barra de torsión y más cosas.
        Lo que no quita que sea más fácil hacer un Ev potente que un ICE, pero gratis, lo que se dice grátis no es.
        Lo que pasa es que estos primeros modelos de Ev, para justificar el sobreprecio, lo camuflan con equipamiento y mayor potencia, así justifican los precios.
        Otra cuastión es cuál es la potencia razonable para un coche, con su margen de seguridad y todo.
        Y un coche como el MINI, con 120cv va sobrado, hasta para un adelantamiento «Apurado»

        Responder
  3. El MINI antiguo era un culto, como después el SMART.
    BMW lo convertió en un «MAXI» de huella ecológica.
    FIAT 500 y SMART siguieron la onda. El eslógan «Reduce To The Max» solo vale para el SION.
    Un saludo.

    Responder
  4. ¿Coche pequeño?
    ¿En serio?
    ¿El barco ese es pequeño?
    Pequeño era el mini original, el actual solo tiene de pequeño el nombre.
    Lo que hay que oír. (Leer)

    Responder

Deja un comentario