China anuncia una gran reducción en los costes de producción del litio

En los últimos tiempos, se está viviendo un auténtico auge en la industria de las baterías, debido no sólo a la demanda de electrónica de consumo, sino también de los cada vez más extendidos coches eléctricos. Así, son muchos los fabricantes que están desarrollando nuevas químicas para lograr ser competitivos en el futuro, como demuestra la temprana apuesta de compañías como Toyota por el electrolito sólido.

A pesar de que actualmente están siendo investigadas muchas nuevas composiciones para las baterías, lo cierto es que por el momento la materia prima más importante sigue siendo el litio, algo que no parece que vaya a cambiar a medio plazo. Otros materiales como el cobalto sí que irán siendo sustituidos por otros menos costosos y más abundantes.

En este contexto, no es de extrañar que numerosos países y empresas estén interesados en hacerse con el mayor control posible sobre la extracción del litio. Precisamente China, el mayor mercado de coches eléctricos a nivel global y uno de los más golpeados por la contaminación atmosférica, se ha ido haciendo con numerosas minas de litio alrededor de todo el globo en los últimos años.

Aparentemente, esto ya está teniendo consecuencias muy positivas para la industria china, pues de acuerdo con el gobierno del país asiático, se ha conseguido reducir el precio de la producción del litio a apenas 2.180 dólares por tonelada métrica, una cifra muy reducida respecto a los entre 12.000 dólares y 20.000 dólares que cuesta a día de hoy a nivel internacional.

Esto supone una reducción de entre el 81,8% y el 89,1% de los costes de producción, lo que permitirá a los fabricantes de baterías chinos ofrecer celdas a un precio mucho más competitivo. Además, las ganancias de las compañías también aumentarán de forma notable. Así, la cada vez más poderosa industria del coche eléctrico ganará todavía más atractivo frente a las propuestas de Estados Unidos, Europa, Corea del Sur y Japón.

Precisamente en el viejo continente son muchas las empresas que están tratando de crear consorcios para producir baterías en suelo europeo, lo que debería permitirlas ser competitivas frente a las propuestas de Asia. Además, recientemente Alemania se ha hecho con el control de una de las mayores minas de litio en Sudamérica, lo que unido a proyectos como la gigafábrica de baterías que quieren levantar en el país germano Volkswagen y Northvolt debería permitir a Europa acercarse al competitivo mercado asiático. De acuerdo con los expertos, el electrolito sólido será la gran oportunidad de los mercados occidentales para ponerse al nivel de los orientales en materia de baterías, si bien no parece que a corto plazo vayan a poder competir en igualdad de condiciones en aspectos como los costes.

Fuente | South China Morning Post

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame