Eficiencia, coste y red de carga: los principales obstáculos del coche de hidrógeno para superar al eléctrico a baterías | forococheselectricos

Eficiencia, coste y red de carga: los principales obstáculos del coche de hidrógeno para superar al eléctrico a baterías


Durante décadas, los fabricantes de automóviles e incluso los gobiernos de algunos países defendieron la pila de combustible de hidrógeno como el futuro de la automoción. Sin embargo, esta tecnología se ha visto completamente superada en la última década por los coches eléctricos a baterías, los cuales se han expandido de forma muchísimo más rápida en todo el mundo.

Advertisement Advertisement

Actualmente son muchas las marcas que han abandonado sus desarrollos relativos a la pila de combustible de hidrógeno, como Daimler (Mercedes-Benz) u Honda; sin embargo, otras como Toyota o Hyundai mantienen sus inversiones en paralelo al desarrollo de sus coches eléctricos a baterías; de hecho, actualmente ambas ofrecen sendos modelos de hidrógeno, los Mirai y Nexo.

¿Qué ventajas ofrece sobre el papel la pila de combustible frente a las baterías? Las principales son su rapidez de repostaje, similar a la de un vehículo térmico, así como su autonomía, que en un principio es superior. Además, al igual que los eléctricos a baterías los coches de hidrógeno no emiten gases de escape contaminantes (solo producen vapor de agua al funcionar).

A pesar de todo, son muchos los especialistas que creen que la pila de combustible no podrá competir contra las baterías en el sector automotriz debido a aspectos como su elevado precio y su baja eficiencia energética. Para obtener hidrógeno a partir de agua se emplea energía eléctrica en un proceso denominado electrolisis, el cual tiene una eficiencia del 75%.

Después, el hidrógeno debe ser comprimido, enfriado y transportado a las estaciones de repostaje, un proceso que tiene una eficiencia del 90%. Por otro lado, la generación de energía eléctrica a partir del hidrógeno en la pila de combustible tiene una eficiencia del 60%, mientras que el motor eléctrico del 95%. Por lo tanto, solo se aprovecha un 38% de la energía eléctrica generada inicialmente para obtener hidrógeno.

En el caso de los coches eléctricos a baterías, la energía eléctrica se transporta directamente a través de cables hasta los puntos de carga, proceso que tiene una eficiencia del 95%. La carga por su parte tiene una eficiencia del 90%, mientras que el motor eléctrico mantiene el 95% mencionado anteriormente. Por lo tanto, se aprovecha un 80% de la energía eléctrica.

Otro aspecto a tener en cuenta es el despliegue de estaciones de carga, muy limitado en el caso del hidrógeno debido a los elevados costes que supone la infraestructura de almacenamiento a alta presión del gas. Los puntos de carga de los coches eléctricos a baterías son más baratos y se están desplegando con enorme rapidez; además, estos vehículos se pueden cargar en casa.

Por otro lado, en la actualidad la industria de las baterías está viviendo una auténtica revolución con la llegada de numerosas nuevas químicas que permitirán a corto plazo el desarrollo de coches eléctricos con autonomías superiores y tiempos de carga reducidos, eliminando los principales inconvenientes de esta tecnología todavía en plena evolución.

Fuente | The Conversation

Relacionadas | KIA pospone el lanzamiento de sus coches de hidrógeno debido al elevado precio de esta tecnología



tienda cargador coche eléctrico
Compártelo:

12 comentarios en “Eficiencia, coste y red de carga: los principales obstáculos del coche de hidrógeno para superar al eléctrico a baterías”

  1. El coche de hidrógeno es el único que no sabría donde cargarlo, no hay hidrogeneras en los lugares que frecuento y aunque sea optimista y piense que el mundo se va a llenar de surtidores de hidrógeno por doquier, solo hay unos cuantos modelos a hidrógeno como el Toyota Mirai que es feo como pisar un clavo oxidado ademas tiene una mecánica-química difícil de comprender lo que empeora la cosa a la hora de repararlo.

    Responder
  2. Dicen que se recarga como un gasolina, pero dónde.
    Al no existir hidrogeneras no valen para viajar, que más da lo que se tarde en cargar si no se puede.
    Además de ser caro por adquisición tb lo es por mantenimiento y consumo.
    Respecto de la seguridad, es cuestionable
    Y respecto a autonomía tampoco son una joya

    Responder
  3. En realidad el hidrógeno también se puede cargar en casa.
    Ve venden generadores de hidrógeno para laboratorios.
    Y hace unos años, Honda vendía un central de hidrógeno para casa.
    Podía funcionar con placas solares, producía y comprimia el hidrógeno para poder cargarlo.
    Era como una nevera de grande.
    Por supuesto que no comprimia a 700atm, ni lo necesitaba.

    Sigue teniendo problemas, por supuesto.
    Además del precio, estaba el problema de la ubicación, pensada para un chalet tipo americano, con garaje grande con ventilación.

    Evidentemente no cuajó, porque era caro y tardas mucho en amortizar.

    Y sobre todo, si ya es complicado vender un coche a hidrógeno, imaginate una hidrogenera portátil….

    La pelea entre esta tecnología y la de baterías, me hace acordar a la de los EV contra los gasolinas de hace un siglo.
    Al principio estaban parejos, pero en cuanto los ICE pusieron el motor de arranque, y quitaron de un plumazo los «problemas» de esa época, los EV, desgraciadamente, desaparecieron.

    Con esto es igual, hace 15 o 20 años, había que ver cuál era la mejor opción, salieron las celdas de Ion Litio, y el hidrógeno dejó de tener sentido de un día para otro.
    Basta ver las iniciativas que hay hoy día, residuales.

    Y no entiendo porque se les da tanto bombo, en realidad.

    Responder
  4. El coche de hidrógeno ha sido SIEMPRE el argumento para seguir vendiéndonos coches a gasolina/diesel, como viene siendo la estrategia de Toyota hasta ahora.

    Por desgracia para ellos, este argumento esta a un repique de campanas de ser invalidado por la ingente cantidad de modelos eléctricos que le quitan la razón en autonomías y tiempos de recarga, como los últimos Tesla o los sistemas de 800 V.

    Responder
  5. «Eficiencia, coste y red de carga: los principales obstáculos del coche de hidrógeno para superar al eléctrico a baterías» No puede ser! ¿En serio? ¿Y ahora lo dicen? ¿Cómo es que nadie no se había dado cuenta hasta ahora? De haberlo sabido antes se podrían haber ahorrado mucho dinero público e invertirlo en renovables, o el eléctrico. *Guiño, guiño, codazo, codazo.

    Responder
  6. El truco del H2 era obtenerlo en las refinerías de petróleo, casi gratis. Ahora si les obligan a obtenerlo por electrólisis del agua, ya no es eficiente ni rentable.

    Responder
  7. «Eficiencia, coste y red de carga: los principales obstáculos»

    Con esto ya no necesita obstáculos secundarios.

    El hidrógeno es una estafa.

    Responder
  8. En mi opinión estamos en la curva de transición de combustible fósil a energía renovable el que lidera son los vehículos de baterías eléctricas que tiene sus debilidades en protección de medio ambiente. El futuro nos dejará ver la siguiente generación que sin duda está la tecnología de hidrogeno.

    Responder
  9. ¿Y el coste económico y ambiental del tratamiento de las baterías una vez acaba su vida útil? Hay que considerar esos costes de los que no se ha hablado.

    Responder

Deja un comentario