¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

Tesla acelera su proyecto de fabricación propia de baterías, que podrá estar listo en tres meses

Desde hace algún tiempo Tesla está persiguiendo el objetivo de aumentar la cuota de producción propia de los componentes de sus vehículos. Una estrategia muy ambiciosa que ahora se ha centrado en el componente más costos de los coches eléctricos, las baterías.

Este proyecto, denominado «Roadrunner» busca la independencia del fabricante que ahora depende de sus socios de Panasonic, pero también de otras compañías como LG o CATL. Un mercado demasiado grande como para dejarlo todo en manos de terceras compañías.

Unos documentos filtrados y enviados por Tesla al ayuntamiento de Fremont, muestran los planes para poner en funcionamiento una línea de producción de baterías en la planta que los de Elon Musk tienen en la ciudad californiana.

Además estas solicitudes de permiso indican unos plazos para poner en funcionamiento dicha instalación bastante antes de lo esperado, y es que Tesla aguarda tener lista esta línea en apenas tres meses. Algo que supondría poder comenzar en una fase inicial de producción de baterías en torno al mes de septiembre-octubre, con un total de 470 empleados.

¿Qué novedades podemos esperar del «Tesla Battery Day»?

Este plano temporal coincidiría en el tiempo con el «Battery Day». Un evento que tendrá lugar el próximo 15 de septiembre, y donde Tesla presentará las novedades de sus trabajos con las nuevas baterías que prometen mejorar las capacidades y rebajar los costes. Algo a lo que sin duda ayudaría el contar con una producción propia.

Entre los rumores sobre estas baterías destaca el que indica que estas usarán la tecnología de Maxwell, del equipo de investigación canadiense liderado por Jeff Dahn (que recientemente ha patentado una tecnología de electrolito líquido con doble aditivo) y de los propios desarrolladores de Tesla. En un principio, las nuevas baterías también tendrán una elevada vida útil (se estima que de 1,6 millones de kilómetros).

Además Tesla implementará mejoras tanto en los módulos (que desaparecerán) como en el empaquetado de las baterías. Por ejemplo, la firma estaría estudiando prescindir de las uniones mediante cables en las celdas, apostando por la soldadura láser. Algo que se traducirá en una reducción de los precios de producción.

Un movimiento que además tendrá su impacto a medio plazo en las fábricas de China y de Alemania, donde además de coches, Tesla también fabricará baterías a partir de 2021. Unas baterías que podrían ser ya las propias de Tesla con el impacto en el coste de fabricación de unas unidades cada vez más rentables.

Relacionadas |  Tesla ya tiene un 35% de margen de beneficio para el Model 3 en China. Una cifra que todavía puede aumentar

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame