Arabia Saudita, la gran ganadora de la explosión de las startups del coche eléctrico

En las últimas décadas los fondos de inversión públicos del reino de Arabia Saudita han luchado por lograr diversificar una economía fuertemente ligada a la venta de petróleo. Uno de los muchos movimientos ha sido la inversión en el coche eléctrico. Un movimiento que se ha convertido en uno de los más acertados gracias a la explosión de startups como Lucid Motors.

Una de las cosas más curiosas de esta operación es que todo comenzó en el verano de 2018 con el intento de compra de una parte de Tesla por parte del fondo soberano saudí, que ya poseía el 5% del fabricante americano. Pero finalmente la dirección del fondo prefirió comprar una parte mayoritaria en Lucid Motors antes que una pequeña en Tesla.

El resultado habría sido también enormemente exitoso, incluso más, ya que las acciones de Tesla se han multiplicado por 10 en este tiempo. Pero la decisión de hacerse con el 60% de Lucid por valor de 2.900 millones de dólares tampoco ha sido una mala idea.

Y es que en este tiempo el grupo árabe ha invertido en otras grandes startups, como UBER, donde han metido 3.500 millones de dólares. Pero tres años después la evolución de esa inversión no solo no ha sido positiva, sino que ha perdido un 5%. También lo intentaron con la diseñadora de sistemas de realidad aumentada Magic Leap, con 400 millones de dólares que hoy valen un 80% menos.

Esto parece que no sucederá con Lucid Motors. La expectativas es que en su salida a bolsa logre una valoración de unos 36.000 millones de dólares, lo que supondrán solo para el fondo saudí unos ingresos de unos 20.000 millones de dólares. Algo que supondrá multiplicar por casi seis su inversión.

Pero no solo eso. Uno de los motivos para haber seleccionado a Lucid en lugar de a Tesla en aquel momento, es que desde la compañía se ofrecía la posibilidad de levantar una segunda fábrica en Arabia Saudita, después de la primera que se prepara en Arizona. Algo muy tentador para una nación que busca reducir su dependencia del petróleo.

Ahora queda por saber si el fondo venderá sus acciones una vez se complete el lanzamiento a bolsa de Lucid, o se mantendrá como accionista mayoritario a la espera de un crecimiento que todavía tendrá que pasar unas fases dolorosas antes de conseguir entrar en beneficios. Tal como ha sucedido a todas las nuevas startups del coche eléctrico.

Nuestra apuesta es que mantendrán su inversión a la vista de la enorme demanda existente y el potencial de crecimiento que tiene el mercado del coche eléctrico por delante, principalmente con la creciente presión a los vehículos con motor de combustión que tienen los años contados en los principales mercados.

Relacionadas 

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame