¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

Rivian registra seis nombres de modelos que apuntan al crecimiento de su gama hacia abajo

Rivian es uno de los fabricantes más prometedores de Estados Unidos, y al igual que Tesla, nace directamente al albur de la electromovilidad, sin un «lastre» de herencia de ingeniería basada en motores térmicos ni los chasis que van asociados a los mismos. Todavía no ha salido al mercado como tal, los primeros pedidos de la camioneta R1T comenzarán a servirse en cuestión de semanas; van con retraso.

Ahora mismo su cartera de modelos se reduce a solo dos, R1S (SUV) y R1T (pick-up). Además, Rivian tiene un encargo nada desdeñable de la reina del comercio electrónico, Amazon, que ha encargado 100.000 furgonetas de reparto eléctricas para 2030. Por ese motivo Amazon invirtió 700 millones de dólares en Rivian. Pero la compañía busca expandirse allende los Estados Unidos, y para eso le falta producto.

Sabemos que los planes de Rivian contemplan tener seis modelos en la gama para mediados de la década, tal y como desveló el CEO, R.J. Scaringe, a Bloomberg en 2019. Circunstancialmente, Rivian registró este mes las denominaciones comerciales de varios modelos que sugieren versiones de tamaño inferior al dúo R1S/R1T. De hecho, se llaman R3S, R4S, R5S, R3T, R4T y R5T. ¿Y qué pasa con R2S y R2T? Ya se habían registrado previamente en la oficina de patentes de Estados Unidos. No olvidemos que también reservaron los nombres R1V y R2X.

Dado que tanto R1S como R1T son modelos full-size en tallaje americano, resulta poco factible que esas denominaciones apunten a modelos aún más grandes, que ya entrarían en el terreno industrial puro y duro. Más bien lo razonable es que sean versiones de un tamaño inferior, lo que abre de par en par las puertas de mercados internacionales como el europeo, donde la electromovilidad se va a imponer políticamente, antes de lo que decidiría el mercado y su mano invisible.

No obstante, también hay que tener en cuenta que cuando un fabricante reserva denominaciones comerciales lo hace como medida de protección ante la competencia, para que así se pueda continuar la nomenclatura sin injerencias externas. Números inferior pueden no implicar tamaños menores, podrían incluso diferenciar versiones menos potentes de otras con más caballería.

Supimos a principios de año que Rivian Automotive piensa en Europa como posible localización para saltar al otro lado del Atlántico. En Estados Unidos ocupan la fábrica que perteneció a la joint venture de Mitsubishi y Chrysler, y de la marca de los diamantes en sus últimos años. En Europa también hay localizaciones ya existentes donde producir modelos más adecuados a nuestra idiosincrasia, carreteras, etc.

Los pick-up no son especialmente populares en Europa, aunque sí lo son los SUV medianos y pequeños, y obviamente los vehículos comerciales. En este último aspecto Rivian pelearía con unos pocos fabricantes que tienen copado el mercado al 90%, como Stellantis, Volkswagen, Toyota, Renault Nissan, Ford y Mercedes-Benz. En cuanto a los SUV y los crossover, no tendrán precisamente poca competencia, aunque 100% eléctricos no hay tantos.

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame