En 1971 Nissan ya tenía una pick-up eléctrica con casi 500 km de autonomía | forococheselectricos

En 1971 Nissan ya tenía una pick-up eléctrica con casi 500 km de autonomía


Llegó al mercado en 2009 y se le puede considerar como uno de los pioneros de la movilidad eléctrica. Su primera generación vendió casi 300.000 unidades en 49 países y lo situó como el primer coche eléctrico de fabricación a gran escala. Hablamos del Nissan Leaf.

El viaje que llevó al fabricante japonés hasta la creación del Leaf comenzó hace décadas y vamos a echar un vistazo a uno de los eslabones de esa historia.

El gobierno japonés, al terminar la Segunda Guerra Mundial, se enfrentó a un serio problema: las reservas de combustible eran escasas y el parque de coches tradicionales con motor de combustión evidentemente no era una gran ayuda para tratar de solucionar el dilema.

Fue en esa situación cuando se convocó a los fabricantes e ingenieros para que diseñaran y construyeran coches eléctricos. Una de las empresas que se presentó a esa convocatoria fue Tama Cars Co. En 1947, esta empresa pasó a formar parte de Nissan e ideó el innovador Tama, que obtuvo premios de la industria de la época gracias a un sistema reemplazable de su paquete de baterías de plomo ácido.

Alcanzaba una velocidad máxima de unos 34 km/h con una autonomía de 65 km y estaba disponible en tres versiones: como un coche de dos puertas y cuatro plazas llamado Tama Junior, como una pequeña camioneta y, dos años más tarde, como un modelo más grande de cinco plazas llamado Tama Senior.

El coche fue un adelantado a su tiempo y puso el listón muy alto. Un coche eléctrico perfecto para taxis y ciudades de la época, con una gran autonomía para las necesidades de conducción diarias de muchas personas.

Un hito en la historia de Nissan

Dando un salto en el tiempo, nos trasladamos a 1972 cuando Nissan presenta el primer vehículo comercial eléctrico de la empresa: el EV4-P con batería de plomo ácido y motor de corriente continua.

Este modelo se convirtió en el precursor de los vehículos comerciales de Nissan y un hito en su historia, tal y como ha hecho la furgoneta E-NV200 que se lanzó en 2014 y es un pilar de su flota en la actualidad.

Concretamente , Nissan produjo dos versiones de lo que denominó EV4 o Vehículo Eléctrico Experimental, el EV4-P y el EV4-H. Los dos prototipos, según estimaciones realizadas, supusieron una inversión de 20 millones de dólares de aquel momento.

El EV4-P estaba dotado de un paquete de baterías de plomo ácido que proporcionaba energía a un motor de corriente continua, con una potencia de 27 kW. Su diseño de plástico reforzado con fibra de vidrio, le permitió alcanzar los 320 km de alcance con una sola carga durante una evaluación realizada por la Agencia de Ciencia y Tecnología Industrial. Estos 320 km marcaron un nuevo récord de distancia para un coche eléctrico con una sola carga, y se estableció, en condiciones de control, con una velocidad constante de 40km/h.

El EV4-P medía 4,69 metros de largo y tenía una distancia entre ejes de 2,48 metros. La carga útil era de 1.000 kg, a la altura de los actuales vehículos de doble cabina. Los frenos eran de tambor y la suspensión estaba formada por una barra de torsión en la parte delantera y ballestas en la trasera.

Como evolución del EV4-P, Nissan desarrolló un modelo posterior, el EV4-H, con similares medidas a las de su predecesor. Las mejoras tecnológicas alcanzadas por los desarrollos previos permitieron presentar lo que el fabricante denominó como un sistema «híbrido», que ofrecía una mayor autonomía equipando un paquete de baterías de zinc aire de alta densidad energética y de plomo ácido de alta densidad.

El EV4-H tenía otros sistemas avanzados que derivaban del proceso de desarrollo e investigación, como un sistema de frenado regenerativo, mientras que otros perfeccionamientos de la carrocería y el chasis daban como resultado un utilitario aún más ligero que el EV4-P.

Como resultado final el EV4-H fue capaz de alcanzar el récord mundial de 496 km de autonomía con una sola carga.

Estos modelos de Nissan no fueron diseñados para ser producidos a escala masiva. El propósito de la marca fue establecer las bases de un proyecto que contaba con el apoyo del gobierno y poder desarrollar posteriores investigaciones para demostrar los resultados que se podían conseguir.

Nissan anunció en su momento: «aunque la aplicación práctica de estos prototipos requerirá más trabajo de I+D y avances tecnológicos, los excelentes resultados obtenidos durante el transcurso de este proyecto contribuirán sin duda a los sistemas de transporte del futuro«.

Fuente | Drive

Relacionadas | La llegada de pick-ups eléctricas creará nuevos «ambientalistas accidentales» según el WSJ

Compártelo:

11 comentarios en «En 1971 Nissan ya tenía una pick-up eléctrica con casi 500 km de autonomía»

  1. Si echarían la mirada atrás y no hubiesen hecho el pariré y hubiesen investigado más ,ahora serían los amos de la barraca ,en fin ,

    Responder
    • Yo creo que han seguido investigando incluso cuando apareció las baterías de litio.

      Todas las marcas han tocado y seguido el tema de los coches eléctricos.

      Lo que hacen ahora es el lanzamientos de productos para probar y bajar el coste al máximo para disponer de más beneficios.

      3 versiones de LEAF, de la primera a la segunda hubo una actualización pero la tercera restyling sin mejoras anteriores

      Responder
  2. Con ese nombre nadie esperaría un éxito de ventas.
    Que cosas !
    Y encima con baterineras .

    Responder
  3. Con noticias cómo está dan ganas de borrar la marca Nissan de las posibles compras. 50 años jugando con Modelos eléctricos y otros con 10 años le están dando mil vueltas . Haz como que investigas, pero que inventen otros

    Responder
  4. Con estos precios, y las marcas vendiendo solo segmentos altos, quizás no sea tan malo volver al plomo-acido sulfúrico, como el Reva o Gwiz para urbanitas.

    Responder
  5. Una pena que desde 1947, después de la Segunda Guerra Mundial no se siguió investigando y mejorando la movilidad 100% eléctrica. Otro gallo nos cantaría a estas alturas y el desastre del cambio climático sería menos perverso.
    Pero muy poderoso es el lobby del petróleo.

    Responder
  6. Ya no se puede volver atrás, pero la industria petrolera y las grandes corporaciones han contaminado al mundo con los coches de combustión interna. En Estados Unidos a principios del siglo pasado, habían trenes eléctricos y coches también. Pero los grandes intereses petroleros lograron imponerse y ahora estamos pagando las consecuencias ambientales que vivimos.

    Responder

Deja un comentario