¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

Así están bloqueando los coches eléctricos de terceras marcas a los Tesla en los supercargadores

La red de supercargadores (Supercharger) de Tesla, no sólo es la mayor y más extensa a nivel mundial, también es considerada por muchos y por la propia marca, como la más cómoda y ergonómica a la hora de recargar. Pero todo esto podría cambiar tras la apertura de la red a terceras marcas.

Un pequeño caos se está produciendo tras la apertura de los primeros puntos de la red Tesla a terceras marcas. El culpable de esta situación es la falta de un estándar común entre los fabricantes a la hora de situar el puerto de carga en sus vehículos.

Tesla ha optado siempre por instalar el puerto de carga en la parte trasera izquierda de sus coche eléctrico, mientras que el resto opta por posiciones diversas en función del diseño de sus automóviles y necesidades particulares.

El problem de los puertos de carga

Esto que no debería ser un problema, plantea todo un reto a la hora de llegar a un unto de carga cualquiera, especialmente cuando la manguera del punto de recarga no posee la longitud necesaria, algo que ocurre con demasiada frecuencia.

La red de supercargadores de Tesla está pensada para sus vehículos, con lo que todo tienen sentido y está pensado para la mayor comodidad de los usuarios. Pero cuando una red se abre a todos los vehículos comienzan los problemas a la hora de conectar la manguera y los ‘daños colaterales’.

El problema, según el modelo y posición de su puerto de carga, llega a la hora de estacionar el automóvil para repostar en uno de los famosos supercharger, algunos automóviles presentan serios problemas para poder ‘enchufarse’ por los que finalmente los propietarios terminan por aparcar de forma que obstaculizan el acceso a otras plazas, disminuyendo la oferta y restando capacidad a toda la estación.

El bloqueo de las plazas reservadas para la carga puede plantear un serio problema a Tesla. No hace tanto, el propio Elon Musk indicó que con el aumento de la potencia de carga se conseguirían paradas de terno tiempo, por los ue que no será necesario instalar muchos cargadores en las diferentes estaciones de carga.

De producirse problemas como los que se muestran en los tuit, se podría dar el caso de una rápida saturación de la red de supercargadores.

Esta nueva situación puede que moleste especialmente a los clientes de Tesla, que ven como uno de sus privilegios más especiales se pierde de la noche a la mañana, algo que si se traduce en plazas perdidas por estacionamientos indebidos de los coches eléctricos no Tesla, puede hacer saltar las primeras ‘tensiones’ entre los propietarios, para con la marca.

Relacionadas

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame