¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

Estados Unidos sigue batiendo récords de energía solar y alcanza los 5 millones de instalaciones fotovoltaicas

Las energías renovables siguen batiendo nuevos hitos con el paso del tiempo. Es lo lógico y lo esperable, ya que estamos hablando de unas tecnologías que van mejorando de forma considerable con los años y cuya aceptación no deja de crecer. Lo increíble en este caso, hablando de los Estados Unidos, es el ritmo de crecimiento de la energía fotovoltaica.

Según datos de la Asociación de Industrias de Energía Solar (SEIA) y Wood Mackenzie, en Estados Unidos ya hay más de 5 millones de instalaciones solares. Para que lo pongas en contexto, en verano del año pasado se contaban en España unas 68.000 instalaciones solares, unas 73 veces menos que al otro lado del charco, cuando tenemos ‘solo’ 7 veces menos población.

Volviendo a Norteamérica, esos 5 millones contrastan con la fecha en la que se alcanzó el primer millón, allá por el 2016. El primer proyecto solar conectado a la red en Estados Unidos se remonta al año 1973. Es decir, se tardaron 43 años en superar el primer millón, y solo 8 ochos en conseguir cuatro veces más. Pero es que desde principios de 2020 se han instalado más de la mitad de todas las instalaciones solares del país (2,5 millones en cuatro años), y un 25% en los últimos 20 meses, gracias a las ayudas de la Ley de Reducción de la Inflación.

Estados Unidos cuenta ya con más de 5 millones de instalaciones solares.

Los créditos fiscales del gobierno estadounidense no solo han ayudado a que se vendan más coches eléctricos y a que estos lleguen a más familias con menos recursos. También se ha hecho un esfuerzo importante por facilitar la compra de paneles solares, con ayudas de hasta el 30%. Tanto es así, que el 7% de las viviendas de los Estados Unidos están conectados a la energía solar. El estado con más de estas instalaciones es California, con 2 millones.

«Esta cifra aumentará a más del 15% de los hogares estadounidenses para 2030. La energía solar se está convirtiendo rápidamente en la fuente dominante de electricidad en la red, lo que permite comunidades a respirar aire más limpio y llevar vidas más saludables», comenta Abigail Ross Hopper, presidenta y CEO de SEIA. De los 5 millones de instalaciones solares actuales, se espera que pasen a los 10 millones en 2030 y hasta los 15 millones en 2034.

A inicios de este año, Environment America recalcó que la energía solar instalada en los tejados podría llegar a cubrir el 45% de la demanda total de electricidad de EE.UU. Y es que según los datos, en el país hay ya instalada suficiente energía solar para abastecer a 32,5 millones de hogares. El mercado solar del país norteamericano está valorado en 51.000 millones de dólares, según los últimos datos que se tienen del año 2023.

En este punto cabe recordar algo: Estados Unidos se enfrenta a unas nuevas elecciones presidenciales a finales de este año, y uno de los candidatos, Donald Trump, ya ha prometido que, de volver a ser presidente, eliminaría cualquier atisbo de ayuda pública a la compra de coches eléctricos… y también de paneles solares.

La producción de electricidad, a punto de cumplir un hito con el uso de combustibles fósiles. ¿El principio del fin de la era fósil?

En el otro lado de la moneda, también hay que mencionar los recientes aranceles impuestos en el país contra cualquier producto importado desde China. Este mismo año, el arancel del 25% pasará a duplicarse, hasta el 50% en el caso de las células solares, en un claro objetivo de los políticos estadounidenses de frenar la expansión de la tecnología eléctrica y sus derivados por parte de su archienemigo chino, así como de incentivar la producción local.

No obstante, podría tener un efecto negativo en el corto plazo si no se hubiesen implantado exclusiones arancelarias temporales, ya que el sector sigue dependiendo mucho de las importaciones desde China.

Fuente | World Energy Trade

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame