¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

La producción de electricidad, a punto de cumplir un hito con el uso de combustibles fósiles. ¿El principio del fin de la era fósil?

Las energías renovables juegan un papel fundamental en la actualidad, y más que lo harán en los próximos tiempos. La tendencia es claramente al alza, con especial protagonismo para las energías fotovoltaica y eólica.

El uso de este tipo de energías limpias tiene un claro objetivo: reducir las emisiones contaminantes y, sobre todo, reducir la dependencia de los combustibles fósiles, todavía presente de forma masiva en muchos sectores, como por en el transporte, las industrias o la generación de la electricidad que consumimos a diario.

Precisamente este último sector está a punto de hacer historia, si atendemos a lo que dice el informe de un grupo de expertos sobre el clima, Ember, que va en línea con lo que comentaron científicos climáticos hace unos meses. Estos, con un «optimismo cauteloso» dedujeron que las emisiones derivadas del uso de energía pueden haber llegado a su punto máximo.

Aportación de las energías renovables a la producción de electricidad. Gráfico: The Guardian.

2023, ¿un punto de inflexión?

Según los datos de este documento firmado por Ember, las energías renovables representaron más del 30% de la electricidad mundial. Una cifra a la que se alcanzó por primera vez el año pasado, gracias sobre todo al rápido crecimiento de la energía eólica y solar, con gran importancia para la energía hidráulica como podemos ver en el gráfico anterior.

El informe de Ember nos deja una conclusión realmente importante: y es que el sistema energético mundial podría haber alcanzado ya un momento de inflexión y estar a punto, este mismo año 2024, de reducir la generación de combustibles fósiles, incluso cuando la demanda general de electricidad no deja de subir.

Atendiendo al informe, la electricidad producida con energías renovables puede impulsar una disminución del 2% en la generación mundial de combustibles fósiles para el próximo año. «La disminución de las emisiones del sector energético es ahora inevitable. 2023 fue probablemente el punto de inflexión en la historia de la energía, el pico de emisiones en el sector energético. Pero el ritmo de caída de las emisiones depende de qué tan rápido continúe la revolución de las energías renovables», comenta Dave Jones, director de conocimientos globales de Ember.

Porque el uso de combustibles fósiles en la energía global es, todavía, enorme. Fíjate: un estudio independiente del Instituto de Energía determinó que estos, sumando el petróleo, el gas y el carbón, conformaban el 82% de la energía primaria de todo el mundo.

«El futuro de las energías renovables ha llegado. La energía solar, en particular, se está acelerando más rápido de lo que nadie creía posible» dice Dave Jones. Precisamente fue la energía fotovoltaica la principal valedora del crecimiento de la electricidad, añadiendo más del doble de nueva generación de electricidad que el carbón en 2023, son el informe de Ember.

El consumo de carbón y gas se desploma en Europa en 2023 con las energías renovables tomando el relevo

Las energías renovables juegan un papel crucial para reducir la huella de carbono en la generación de electricidad limpia: según el informe, esta ha ayudado a desacelerar el crecimiento de los combustibles fósiles en casi dos tercios en la última década. La electricidad limpia a nivel mundial ha pasado del 19% en el año 2000 al 30% en 2023, convirtiéndose la energía solar en la mayor fuente de electricidad nueva por segundo año consecutivo, por delante de la eólica.

El informe del que venimos hablando comenta que, para alcanzar los objetivos climáticos de la ONU, los países deben triplicar su actual capacidad de electricidad renovable en los próximos seis años. Esto permitiría reducir prácticamente a la mitad las emisiones del sector energético.

Fuente | The Guardian

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame