¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

Los clientes chinos protestan porque los coches eléctricos se renuevan demasiado rápido

La velocidad a la que se mueven los fabricantes de coches eléctricos chinos es algo que no deja de sorprendernos. Pero esta velocidad también tiene sus contrapuntos, y esta semana lo hemos podido ver con una protesta realizada por un grupo de propietarios que se quejan de que la marca está renovando demasiado rápido sus modelos.

Es el caso de Aito. Una empresa conjunta entre el fabricante chino Seres y la tecnológica Huawei. Una alianza que ha lanzado hasta tres propuestas en el mercado asiático, el M5, M7 y M9. 

Precisamente el M7 se ha convertido en el gran éxito de la marca. Un SUV premium de cinco metros de largo que ha sido lanzado en julio del 2022, y que ha logrado acumular una importante cantidad de reservas por su conjunto de diseño, espacio interior, sistema de propulsión eléctrico con extensor de autonomía, 240 km de autonomía en modo eléctrico y 1.300 km en modo híbrido, y un precio desde 249.800 yuanes, 31.664 euros al cambio. Más barato que un Tesla Model Y estándar en China.

Apenas unos meses después, septiembre de 2023, el Aito M7 fue sido renovado, con una importante reducción de precio, 40.000 yuanes (5.070 euros) lo que ayudó a convertirse en un éxito de ventas de un modelo que de nuevo, se renovó la pasada semana, 1 de junio, cuando llegó la nueva versión.

Los clientes protestan por las renovaciones rápidas, y el mal servicio postventa

Esto que podría verse como algo positivo, tiene también efectos negativos. El principal es que los plazos de entrega son bastante largos. Esto tiene como reflejo que hay clientes que han comprado el coche y han tenido que esperar 100 días para su llegada, para a los 60 días ver como llegaba una nueva versión más equipada, con sensor Lidar, suspensión neumática, nuevo equipo de sonido, y además, más barata.

Esto ha creado una sensación de inseguridad por parte de los usuarios, que siguen atraídos por la gran competitividad del coche, pero tienen miedo de hacer la compra y que llegue una nueva y mejor versión. Algo ante lo que ha tenido que salir la marca para asegurar que, de momento, no habrá más renovaciones.

Completan las quejas un mal servicio postventa, aunque no se ha especificado cual han sido las quejas en este apartado en unas protestas que han sido tratadas de forma respetuosa por los concesionarios, que han ofrecido comida y bebida a los presentes, e incluso llegando a ofrecerles paraguas para protegerse de la lluvia.

Fuente | Weibo

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame