¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

Los coches eléctricos de Hyundai y KIA pueden ser robados en segundos con un dispositivo parecido a una Game Boy

El pasado año hemos visto como una oleada de robos ponía en jaque a los dueños del Hyundai Kona en España. Diferentes sustracciones en la misma zona, y aparentemente de una forma sencilla, provocaron grandes perdidas a sus propietarios. Lejos de solucionarse, los ladrones han evolucionado y ahora son capaces de llevarse un IONIQ 5 en cuestión de segundos con un simple dispositivo alojado en el cuerpo de una Game Boy.

La historia tiene mucho recorrido, sobre todo en Estados Unidos, donde un grupo de ladrones se llevaban los coches de KIA de una forma sorprendentemente sencilla. Algo que llevó a la prensa a bautizarlos como los «KIA Boys». 

Y es que estos eran capaces de llevarse un modelo de KIA simplemente metiendo una toma USB en el puerto de encendido del coche. Algo que causó cierta alarma social por lo extremadamente fácil que era robar esos coches.

Desde entonces, el grupo coreano ha mejorado las medidas de seguridad, con sistemas encriptados y localización por GPS del vehículo. Pero parece que esto no solo no ha impedido los robos, sino que ahora es incluso más fácil que nunca.

La clave de todo es un dispositivo que está alojado dentro del cuerpo de una Game Boy. Pero en lugar de una consola, dentro hay un sistema de radio capaz de replicar la frecuencia de la llave del vehículo.

El sistema funciona cuando el coche se activa tocando el tirador de la puerta y se activa un protocolo de comunicación entre el coche y la llave del propietario. A continuación, se activa un programa en el emulador que empieza a comunicarse con el coche, y en cuestión de segundos logra engañar al sistema haciéndole pensar que es el propietario el que quiere entrar mediante un algoritmo específico que calcula el código correcto.

Todo sin «levantar sospechas» y que se puede usar incluso a plena luz del día, ya que puede parecer una persona normal y corriente jugando a su consola en la calle.

Además de abrir el coche, el dispositivo permite conducir el vehículo y de esa forma los ladrones pueden llevarlo a un lugar para retirar los elementos de transmisión de su posición, por lo que el dueño no sabrá donde está el coche mediante su app.

Los diseñadores del dispositivo aseguran que los Hyundai IONIQ 5, KIA EV6 y Genesis GV60 pueden ser robados en cuestión de segundos con uno de estos aparatos.

Eso si, hacerse con uno de estos aparatos no es precisamente económico, y según indica el portal InsideEvs, los precios rondan entre los 16.000 y 30.000 dólares. Una cifra elevada, pero que como vemos, permite robar un coche de más de 40.000 euros en cuestión de segundos y sin ningún esfuerzo.

Este programa polaco mostraba el funcionamiento del dispositivo y la facilidad para robar vehículos con el mismo.

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame