¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

Probamos el Silence S04. Un nanocoche eléctrico con batería extraíble. ¿Merece la pena?

Esta semana hemos tenido la oportunidad de ponernos a los mandos en una pequeña toma de contacto con el Silence S04. Un cuadriciclo eléctrico que destaca por su compacto tamaño, por su diseño, y además por ser fabricado en España y contar con batería extraible. Pero ¿es realmente una buena opción de compra? La respuesta es depende dónde.

Antes de hablar del coche, indicar que, por desgracia, durante la presentación hemos estado más tiempo con la teórica que con la práctica. Apenas hemos podido probar el coche durante unos minutos por el centro de Madrid en un recorrido entre el Campus de Acciona y una de las tiendas de Silence en la Calle Hortaleza, por lo que las conclusiones sobre su conducción y autonomía son muy básicas.

Lo primero que llama la atención es un diseño atractivo para ser un cuadriciclo. Es bastante más bonito que el cuadrado Citroen AMI, con un frontal muy cuidado donde encontramos una única luz delantera. Y es que al ser un vehículo de menos de 1.3 metros de ancho, puede llevar un único foco frontal que le otorgan un aspecto muy característico, y que completa con dos pequeñas tiras led en los laterales del morro, y que agudizan el aspecto moderno de la propuesta.

La parte trasera también está muy lograda, con una gran luna de cristal que hace de portón trasero y que da paso a una zona de carga mucho más grande de lo esperado en un vehículo de apenas 2.28 metros de largo, que logra 247 litros de capacidad oficial.

Esto quiere decir que en ese espacio podremos llevar una compra semanal, e incluso más adelante se podrá plegar el asiento del acompañante para crear una gran zona de carga. Destacable para un coche tan pequeño que podremos aparcar frontalmente, e incluso, en los ayuntamientos donde lo permiten, estacionarlo en las plazas para motos.

El interior destacar un acceso al mismo que es muy asequible. El diseño del chasis, un chasis que combina una estructura tubular con partes de acero, que le otorgan más rigidez, es muy sencillo ya que el paso de entrada es muy bajo. Algo que agradecerán las personas con algún problema de movilidad.

Antes de entrar podemos ver la localización de la batería, que es una de las grandes estrellas de esta propuesta. Dos packs, uno a cada lado, que podremos extraer y del que os hablaré más tarde.

Dentro la sensación es agridulce. Es un cuadriciclo, y eso se nota. El S04 combina materiales aparentemente de buena calidad, plásticos blandos, con plásticos duros muy baratos. Algo que se deja ver cuando nos ponemos en marcha y empiezan a crujir de forma llamativa.

Pero para ser eso, un cuadriciclo, encontramos elementos de confort poco habituales, como aire acondicionado. Eso si, un climatizador que está alimentado por un pequeño motor que hace bastante ruido. Casi como un motor de una moto pequeña. Algo que nos indica que hay cero aislamiento acústico en este aspecto. Pero al menos tenemos climatizador, que ya es más de lo que muchos modelos de estas características pueden decir.

También tenemos un cómodo soporte horizontal para el móvil, frente a la plaza del acompañante, mandos en el volante, para controlar el equipo de sonido, el bluetooth. Y es que el Silence S04 es un vehículo conectado. Desde la aplicación en el móvil podremos realizar acciones que no tienen muchos coches eléctricos de 30 o 40 mil euros.

Por ejemplo, podremos localizar el vehículo, podremos usar el móvil como llave, podemos incluso asignar perfiles para compartir el coche con otras personas para no estar dejando llaves, desbloquear u arrancar el coche a distancia…etc.

La posición de conducción es bastante elevada, y a pesar de que el asiento parece algo incómodo, la realidad es que para desplazamientos cortos cumple perfectamente. Cuenta con dos plazas, y la del acompañante puede desplazarse para atrás del conductor, para de esa forma gozar de más espacio para los hombros en ambos casos, y para las piernas. Y es que en mi caso, 1.68 metros de alto, puedo estirarme del todo con el asiento totalmente desplazado para atrás.

Eso si, una plaza del acompañante que si va a usar alguien alto, 1.8 metros, si lo coloca en su posición más retrasada, podrá estirar algo las piernas, pero dará con la cabeza contra el techo. Pero hablamos de un modelo de apenas 2.28 metros de largo.

Silence S04: conducción

Nos ponemos a los mandos del S04, y la primera sensación es de que al acelerar, se escucha un ruido como de motor. El aislamiento del sistema de propulsión es muy bajo, por lo que escucharemos cada respiración del coche.

La aceleración, incluso en modo Sport, es muy progresiva, y es que hablamos de un coche de menos de 450 kilos en vacío, pero dotado de dos motores en rueda de 7 kW cada uno, que en conjunto le proporcionan 18 CV.

Más preocupante es la frenada, que no cuenta con ABS, y requiere un proceso de adaptación respecto a los coches convencionales. Y es que hay que presionar bastante el pedal del freno para lograr reducir la velocidad, lo que al principio supone llevarse algún susto. No es una frenada muy agresiva, pero hablamos de un vehículo que no alcanzará mucha velocidad.

Recordar en este punto que habrá dos versiones, una dentro de la homologación L6e, que está limitada a 45 km/h, y que puede ser conducido sin carné y desde los 15 años. La otra, L7e, necesita el carné y puede alcanzar los 85 km/h. Aunque durante las pruebas, algunos compañeros han llegado a los 90 km/h en llano.

La dirección es muy poco precisa y apenas tiene apoyo de la dirección asistida. Esto se traduce en que las maniobras en parado nos llevan a otra era donde aparcar o salir de una plaza de aparcamiento nos servía como complemento del gimnasio.

Un S04 que cuenta con dos baterías de 5.6 kWh cada una, que le proporcionan una capacidad bruta de 11.2 kWh y entre 149 y 175 km de autonomía homologada según versión. Cifras que según nuestro pequeño recorrido, y según el marcador de nuestra unidad conducida con un 0 en eficiencia, supondría quedarnos en torno a los 100 km reales.

La buena noticia es que la batería es extraible, y podremos cargarlas en casa, en el trabajo, o incluso optar por el sistema de cambio de baterías de Silence. Sin duda el principal punto diferenciador de esta propuesta. Eso si, con algunos hándicaps.

Silence S04: precios

Llegamos a la espinosa cuestión de los dineros. Y es que el Silence S04 no es una propuesta económica. Sus tarifas arrancan en los 9.870 euros para la variante L6e, y 11.680 euros para la L7e. Precios que podríamos pensar con mínimamente razonables y a los que podremos restar las ayudas del gobierno y la deducción del IRPF, que dejarían la versión de acceso en torno a los 6.000 euros.

Eso si, estos precios están condicionados al alquiler de la batería. Y aquí es donde se empieza a complicar la cosa.

Y es que si queremos comprar la batería, las dos, entonces tendríamos que añadir a la factura otros 5.120 euros adicionales. Esto da como resultado que, antes de ayudas, el Silence S04 de 45 km/h cuesta 14.990 euros, mientras que el L7e, que llega a los 85 km/h, sube hasta los 16.800 euros. 

Un coste que se coloca muy cerca de los 17.890 euros que cuesta un Dacia Spring, que es una propuesta urbana pero mucho más completa.

Además, si compramos las baterías, no podremos usar el sistema de cambio de baterías de Silence. Esto reduce el atractivo de esta opción, haciendo que el alquiler sea una alternativa con mucho más sentido desde el punto de vista económico y operativo.

Es si, para el alquiler tendremos que pagar una cuota mensual que va desde los 39.90 euros. Esta cuota va asociada a un diferente sistema que tiene en cuenta no los seis cambios de batería al mes que podremos hacer, sino a los ciclos.

Intento explicarlo que no es sencillo. Esto quiere decir que Silence no nos cobrará por el número de cambio de batería. Podremos hacer decenas cada mes. Nos cobrará por la energía que hemos usado en cada batería. Y es que no será lo mismo cambiar la batería cuando está al 80%, que al 50%, que al 10%.

Por ejemplo, si hacemos un cambio de batería pasando del 100% al 0%, entonces habremos consumido un ciclo. En cambio, si cambiamos la batería cuando esta va al 50%, consumiremos medio ciclo, y así sucesivamente.

Y en un vehículo que recorrerá pocos kilómetros por su carácter urbano, lo normal será hacer muchos cambios cada mes, y pocos ciclos.

Una vez que pasemos de los ciclos contratados, 6 o 12 ciclos mensuales (39.90 o 49.90 euros al mes) entonces Silence nos cobrará 5 euros por cada ciclo. Esto se traduce en que si hacemos una descarga profunda de la batería, del 100% al 10%, entonces nos cobrarán los 5 euros. Pero si hacemos una descarga menos profunda, hasta el 20%, pagaremos 4 euros…Un formato complejo al principio, pero con sentido.

¿Qué pasa su cargamos la batería en casa? Pues Silence nos seguirá cobrando los ciclos de la misma forma que si lo hiciéramos en una estación, con el añadido de que tendremos que pagar nosotros la electricidad.

A cambio podremos movernos con un vehículo eléctrico incluso aunque no tengamos plaza de garaje ni lugar donde recargar, y además podremos recuperar el 100% de la capacidad en menos de un minuto, que es lo que nos llevará cambiar las dos baterías.

Por supuesto, si optamos por la opción de compra de batería, podremos quitar las baterías mediante su sistema con ruedas y asa telescópica, y subirla a casa para cargarla en un enchufe convencional. Incluso podremos usar esta batería como respaldo para alimentar pequeños electrodomésticos cuando está fuera del vehículo, con una potencia de salida de 600W.

Prueba Silence S04: conclusiones

La conclusión es que el S04 es un producto bien terminado desde el punto de vista del diseño, que cumple en cuanto a calidades, con unas prestaciones que no hemos podido probar a fondo, pero que parecen llegar a unos mínimos para movernos por ciudad, e incluso aventurarnos a las circunvalaciones con el modelo de 85 km/h, pero que falla en el tema del precio.

Un coste muy elevado que podemos comparar con los 7.990 euros que cuesta el Citroen AMI, que incluye la batería en propiedad. Un modelo de diseño menos atractivo, limitado a versión L6e y 45 km/h, sin maletero, pero que tiene un coste de 7.000 euros menos que el Silence. Demasiada diferencia.

También es muy pequeña la diferencia del S04 L7e con batería en propiedad respecto a modelos como el Dacia Spring, separados como hemos visto por apenas 1.090 euros.

Entonces, ¿Merece la pena el Silence S04? Pues la respuesta es depende. Si vivimos en una zona donde tenemos estaciones de cambio de batería a nuestra disposición, la opción L6e con batería en alquiler es una alternativa algo más cara, pero mucho más funcional desde el punto de vista operativo.

Si no tenemos alguna estación cerca, se trata de una opción que pierde totalmente su sentido más allá de llevarnos a casa un cuadriciclo de diseño atractivo, pero muchísimo más caro, y equipado, que su competencia directa.

Eso si, hay que tener en cuenta que Silence nos ofrece la posibilidad de cambiar de modalidad, y si empezamos con la batería en alquiler, podremos posteriormente cambiarnos a batería en propiedad, y viceversa.

Características técnicas Silence S04

  • Medidas: Largo: 2282 Ancho: 1268 mm Alto: 1573 mm
  • Motor: 2×7 kW: 14 kW (18 CV)
  • Velocidad máxima: L6e: 45 km/h L7e: 85 km/h
  • Batería: 2 packs de 5.6 kWh
  • Autonomía: 175 km L6e, 149 km L7e
  • Pesos: 435 kg L6e, 450 kilos L7e (en vacío)
  • Precios: L6e; 9.870 euros, L7e: 11.680 euros
  • Alquiler batería: 39.90 euros 6 ciclos mes, 49.90 euros 12 ciclos mes
  • Coste compra batería: 5.120 euros
  • Coste adicional por cambio de batería:  5 euros por ciclo 
https://www.tiktok.com/@fce_noticias/video/7390074267355843873

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame