¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

Tesla esquiva el desastre en el segundo trimestre, pero sus ventas siguen cayendo

Tesla ha logrado superar las expectativas de la mayoría de analistas en el segundo trimestre al entregar un total de 443.956 automóviles a nivel mundial. Aunque esto ha supuesto una caída interanual del 5% respecto a las 466.140 unidades despachadas en el mismo periodo del año pasado, lo cierto es que no se ha producido la drástica caída que muchos pronosticaban.

La mejora respecto al primer trimestre ha sido sustancial, pues entre enero y marzo los registros de la marca cayeron a 386.810 vehículos después del récord de 484.507 ejemplares del cuarto trimestre de 2023. Si desglosamos sus ventas entre abril y junio, veremos que la mayoría de entregas (422.405 unidades) se correspondieron con los Model 3 y Model Y, mientras que el resto (21.551 unidades) fueron Model S, Model X y Cybertruck.

Lo más interesante de todo es que la producción se situó en «solo» 410.831 automóviles (386.576 Model 3 y Model Y, así como 24.255 Model S, Model X y Cybertruck). Esto se debería al exceso de stock del primer trimestre, lo que habría llevado a Tesla a reducir el ritmo de fabricación. Gracias a esta estrategia, su inventario se ha reducido considerablemente.

A pesar de que Tesla continúa atravesando una situación complicada, el mercado ha reaccionado positivamente a sus resultados trimestrales. Sin embargo, todo parece indicar que la senda del crecimiento no se recuperará hasta que se logre escalar la producción de la Cybertruck, hasta que llegue el restyling del Model Y (Juniper) o hasta el lanzamiento del esperado «Model 2» de 25.000 dólares.

En lo que llevamos de año, enero-junio, Tesla ha entregado 830.766 unidades, lo que supone una caída del 11.1% respecto al primer semestre de 2023, cuando entregaron 935.000 unidades en todo el mundo.

Tesla Cybertruck

La política comercial de Tesla se vuelve en su contra

Jessica Caldwell, directora de análisis de Edmunds, señala que la situación actual se debe en gran medida a la política comercial implementada por la compañía el año pasado. «Corren tiempos difíciles para Tesla. Las ventas de vehículos eléctricos se han ralentizado, muchos competidores también han sido generosos con las bajadas de precios […]. De hecho, se podría decir que estas tácticas son más eficaces en estos momentos para provocar la ira de los propietarios de Tesla, que ven cómo se reducen los valores residuales de sus vehículos.

Teniendo en cuenta la crisis de asequibilidad y el hecho de que el último lanzamiento de Tesla [la Cybertruck] es bastante caro, Tesla está sufriendo una cartera de productos limitada […]. Incluso competir contra sus homólogos de segunda mano ​​con precios atractivos es probablemente un desafío para los Tesla nuevos.

Si bien la percepción de la marca ha sido históricamente un factor de venta para Tesla, las payasadas de Elon Musk y su toma de control de Twitter no han ayudado exactamente a apuntalar la imagen de Tesla. Y para agravar el problema, Tesla está dejando de ser una marca premium y se está volviendo más convencional«.

Fuente | InsideEVs

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame