Probamos el sistema de car sharing Autolib


Autolib es el programa de car sharing con coches eléctricos más famoso e importante del mundo, un sistema que permite a los parisinos y visitantes alquilar un coche impulsado por electricidad durante cortos periodos de tiempo, y que ha sido pensado como un complemento a los sistemas de transporte públicos.

Cualquier persona mayor de edad y con carné de conducir puede darse de alta y arrendar una unidad del Bluecar, para de esa manera moverse por las calles de París y sus alrededores con total comodidad. Uno de nuestros lectores ha tenido la oportunidad de darse de alta y probar el sistema, y nos ha enviado una crónica y unas imágenes de su experiencia en Autolib.

Proceso de obtención de la tarjeta

No hice pre-reserva por internet, por lo que el procesó duró unos 20 minutos, un proceso que me ha parecido muy sencillo, ya que simplemente debes pulsar la pantalla táctil y de esa manera se establece una videoconferencia con una persona de Autolib que te guía en todo el proceso. Primero quiere asegurarse que tienes DNI, carné de conducir y tarjeta bancaria. Después te pide los datos personales, domicilio en París, correo electrónico y teléfono.

Si haces la pre-reserva por internet te ahorras este paso y bastante tiempo si no tienes un francés fluido porque al no disponer de teclado para introducir tus datos, toda la información la facilitas por vía oral y tuve que deletrear 3 veces mi apellido (esta lleno de erres). Terminado el cuestionario, te enseña los datos por pantalla para que los confirmes, con aceptación de las condiciones incluidas (aparecen por pantalla, pero te puedes echar una hora leyendo y son las mismas que en la web, así que acepto sin leer).

Ahora viene la parte más divertida, escanear los documentos. ¿Que tiene de divertido? Pues que para escanear una tarjeta o máximo un pasaporte tienes un escáner de tamaño A4, por lo que si es de día, entra demasiada luz en el escáner y no se lee nada. Gracias al bolso tamaño A4 de mi mujer, pudimos tapar la luz y realizar el escáner de DNI y carnet de conducir por ambas caras. Si no llevas nada a mano, siempre puedes sentarte sobre el escáner.

Por último solo tienes que indicar la fecha de activación de la tarjeta y el password de la tarjeta, que tecleas en la pantalla táctil para que te la imprimen al momento. Ah! y pagar, ahora es cuando introduces la tarjeta, tecleas el pin y te cobran. En mi caso 50€ (15€ del contrato por 1 semana y el resto de fianza).

Antes de despedirse, la chica te indica los pasos a seguir para recoger y dejar el coche….pero esto todavía no lo he experimentado. Te envían un correo con la información para crear una cuenta de usuario en su web, donde puedes ver los detalles de tus datos y del consumo.

El coche y la conducción

Coger el coche es muy simple, pasas la tarjeta magnética por el lector, este te identifica, te pide la clave y solo queda responder correctamente a: 1) Tengo carné de conducir. 2) No estoy bajo los efectos del alcohol. 3) No tomo drogas….vamos un cuestionario evidente, te indican el coche asignado, que desenchufas, abres con la tarjeta magnética y arrancas con…una llave que está atada a la columna de dirección.

En un primer momento, hay que presionar más el acelerador que en un coche de combustión para empezar a rodar. La posición al volante es bastante alta y con mucha visibilidad, ideal para el tráfico urbano. La suspensión es bastante dura y el aislamiento acústico mejorable. Lleva un práctico navegador que te permite encontrar la estación Autolib más cercana o buscar una estación hacia donde dirigirte. Cuando “arrancas” el coche, en la pantalla del navegador puedes ver un vídeo de unos 5 minutos sobre el proceso de recoger y devolver el coche.

Dispone de sistema de recuperación de energía en las frenadas que proporciona una retención progresiva pero se nota sin molestar. La entrega de potencia es muy progresiva y constante hasta lo que he podido probar (80km/h). Si en los semáforos pisas a fondo, sales tan rápido como las motos…la sensación es genial!! Puestos a buscar peros en el funcionamiento, diré que con la marcha puesta y sin tocar los pedales, si estamos en una subida, el coche se va solo para atrás. Me parece extraño, ¿será cosa de los coches eléctricos? Porque en el automático de combustión que tengo no pasa.

Junto al cambio de marchas hay dos botones para el modo de funcionamiento; ‘normal’ y ‘ice’. Con el modo ‘ice’ tanto la entrega de potencia como el freno motor actúan más suavemente, ofreciendo una conducción super suave. El interior puede alojar a 4 adultos sin estrecheces, aunque falta distancia entre la banqueta y el suelo. En las plazas delanteras no es problema porque hay espacio de sobra para estirarlas, pero en detrás quedan excesivamente flexionadas.

El motor y la tracción son delanteros. No dispone de aire acondicionado, y como curiosidad lleva un botón (azul) para comunicarse directamente con Autolib. Además dispone de toma 12V, USB, y un par de botones que desconozco, uno lleva pintado un volante y el otro una llave. La información del funcionamiento del vehículo se puede personalizar gracias a un menú que permite elegir idioma, datos que mostrar en pantalla y unidades de medida. Este menú solo controla los datos del vehículo, porque el navegador siempre habla francés.

Sobre el sistema Autolib hay algunas peculiaridades que resaltar. En el mapa de las estaciones que encontramos en la web, el número asociado a cada estación corresponde al número de coches disponibles, pero en el mismo mapa del navegador del coche, ese mismo número indica las plazas libres disponibles. Fui a dejar el coche en una estación céntrica que encontré llena y con un par de operarios limpiando los coches que me explicaron esta peculiaridad del sistema, que dicho sea de paso tiene sentido pues hay estaciones de 4 o 5 plazas y no es plan de ir restando mientras conduces. Otro tema interesante es la reserva previa, tanto de vehículo como de plaza de aparcamiento, se puede hacer vía web o en cualquier estación. La reserva del vehículo se mantiene durante un máximo de 30 min, mientras que para la plaza de aparcamiento son 90 min.

Novato que es uno y con la ilusión de conducir un eléctrico libremente, reparé en este tema de las reservas cuando, el segundo día, para aparcar en el centro de París, me encuentro con una estación llena. No tuve más remedio que dejar el coche en la estación siguiente más próxima. El navegador en todo momento te ofrece la opción de las estaciones más próximas y a que distancia se encuentran. El problema vino por la tarde noche, a eso de las 19:30h, después de patear todo el día por la ciudad, me encuentro con una estación vacía. Como antes de salir de casa había marcado en un mapa la situación de las estaciones cercanas a mí ruta turística, me fui a la siguiente estación y….vacía.

Nada, a la tercera será la vencida y, perfecto, encuentro dos coches, paso la tarjeta y me dice que no hay coches disponibles, increíble, hay 2!!. Desde el mismo poste hay opción de hablar con una operadora que me indica que los dos están reservados. ¿Cómo? ¿se pueden reservar? Efectivamente, me indica que la reserva se indica con la luz del poste de carga del coche en color morado.

Pero el otro poste la tenía verde. Le pregunto, pero solo sabe decirme que no está disponible, eso sí, me indica que me puede reservar el coche más cercano. Entre la calidad del altavoz y el ruido del tráfico no puedo entender el nombre de la calle. Al tercer intento le digo que me la escriba en la pantalla, pero por lo visto no puede. En eso llega la persona que había hecho la reserva y amablemente me escribe la dirección indicada, además de indicarme que si la carga del vehículo no supera el 80% no está disponible. Después de recorrer aproximadamente 1,5km a pie, encuentro el coche y me dirijo a mi apartamento, donde para rematar el día, la estación está llena y tengo que desplazarme a la más cercana donde solo quedaba un hueco libre…otros 0,5km a pie.

Moraleja, este sistema está pensado para usuarios con un smartphone que les permita reservar el coche 30 minutos antes o hacer la reserva en la primera estación sin coches, gracias a esta experiencia he comprobado que muchos usuarios de este sistema son personas que trabajan en el centro y viven en la periferia, como  un señor con un abono anual me dijo que con dos personas en el coche resulta igual de caro que ir en metro.

Después de esta experiencia, no salgo sin reserva previa, tanto de coche como de aparcamiento, que por cierto, no debemos olvidar que cobran por minutoEn cuanto a los consumos, no os puedo dar mucha información, pero en el recorrido más largo, 20 kilómetros, he pasado del 100% de carga al 90% de la batería sin superar los 70km/h, por lo que en tráfico mixto sin autovía no sera muy complicado alcanzar una autonomía media de unos 200 kilómetros con cada carga.

Gracias Escarrancida por esta crónica desde París

Artículos relacionados:
Autolib, el programa de car sharing avanza mejor de lo esperado
Primeras impresiones del Renault ZOE desde París


© Foro Coches Eléctricos | Este feed es de uso personal, sí quieres hacer un uso comercial contacta con nosotros.


Energias renovables

5 Comment responses

  1. Avatar
    July 26, 2012

    El que halla pasado de 90% a 70% en 20km no significa que puedas recorrer 200km con la carga,pues, cuando baje a 35% no tendares la misma velocidad y tampoco podras hacer 15 km antes de que llegue a 20%
    Sld2

    Reply

  2. Avatar
    July 26, 2012

    Del 100% al 90% ha sido Vicel. Está claro que el consumo de cualquier coche no es lineal, pero con una regla de tres si obtienes los 200 kilómetros de autonomía.

    Reply

  3. Avatar
    July 26, 2012

    Muchas gracias por el Artículo.
    Genial la atención por el detalle y lo bien contada que ha sido tu experiencia.

    Reply

  4. Avatar
    July 27, 2012

    La odisea de este sistema no tiene pies ni cabeza y ademas no potencia el transporte publico que es una de las cualidades importantes del carsharing

    Reply

Leave a comment