El MIT desarrolla un novedoso sistema de climatización para coches eléctricos


La climatización de un coche eléctrico es una de las operaciones que más energía necesita, una acción que puede en algunos casos llegar a comerse el 30% de nuestra autonomía, algo que sufren especialmente las personas que residen en zonas especialmente cálidas o frías.

En los últimos meses hemos visto como fabricantes como Nissan y Renault han apostado por un nuevo sistema por bomba de calor que reduce este consumo de forma significativa, pero que todavía sigue siendo un lastre para la limitada autonomía que las baterías son capaces de ofrecer. Pero un grupo de investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts está preparando un nuevo sistema que promete reducir el consumo del climatizador hasta la mínima expresión y que esperan llegue al mercado antes de dos años.

En colaboración con el fabricante Ford y con el apoyo de la administración Obama, que ha puesto 2.7 millones de dólares para su financiamiento, los técnicos del MIT ha desarrollado un sistema denominado batería térmica que está formada por un depósito capaz de almacenar grandes cantidades de refrigerante en un espacio reducido, un material que se moverá por el circuito interior y que podrá ser usado tanto para calentar como enfriar el habitáculo.

En este el agua es bombeada dentro de un depósito a baja presión, evaporándose y absorbiendo el calor durante el proceso, para posteriormente ser expuestos a un sistema de adsorción que han descrito como un material dotado de unos poros microscópicos que tienen cierto atractivo para las moléculas de agua, expulsando estas fuera del depósito y manteniendo la presión a unos niveles bajos mientras más agua es bombeada a su interior, un proceso que permite enfriar el interior del vehículo.

El sistema por bomba de calor del Renault ZOE

Por su parte el calor es liberado fuera del vehículo, un calor que puede ser enviado al interior del habitáculo cuando lo que necesitemos sea calentar el mismo, un proceso que requiere una cantidad de electricidad extremadamente baja, apenas el bombeo del agua y un par de ventiladores, por lo que su impacto en el consumo de la batería será casi residual.

Como sus propios diseñadores dicen, no se trata de una tecnología realmente nueva, pero lo que si es nuevo es el tamaño al que ha sido reducido, lo suficiente como para ser instalado dentro de un coche eléctrico, un sistema que continúa con su evolución para lograr una molécula que sea capaz de absorber más agua, que permita usar la menor cantidad posible de estos materiales y que cuenta con un importante potencial de evolución.

Pero para su llegada al mercado habrá que esperar al menos un par de años, por lo que podríamos pensar que la segunda generación de coches eléctricos además de baterías con mayor capacidad, podrán disfrutar también de sistemas de climatización mucho más eficientes.

Artículos relacionados:
Ford desvela algunos de los secretos del desarrollo de sus baterías

Fuente | MIT


© Foro Coches Eléctricos | Este feed es de uso personal, sí quieres hacer un uso comercial contacta con nosotros.



Energias renovables

3 Comment responses

  1. Avatar
    April 23, 2013

    Esto es un refrigerador por ADsorcion (que no ABsorcion). Mas o menos es esto, pero en un tamaño mas pequeño. http://www.icogen-sa.com/index.php/eficiencia-energetica/-refrigeracion-termica/ciclo-de-adsorcion.html

    Saludos!

    Luis

    Reply

  2. Avatar
    April 24, 2013

    ¿Donde está el truco del almendruco?.

    Según pone el artículo del MIT, el material poroso adsorbente, se satura de agua y entonces…… hay que calentarlo a 200ºC para que se libere del agua, y quede listo para volver a realizar su tarea.

    ¡AAhhhhhh!. Osea que hay que calentar con electricidad u otra cosa para que funcione contínuamente la bomba de calor de adsorción. Luego no es cierto que apenas se gaste electricdad en este sistema.

    Otra cosa es la eficiencia energética que tenga este proceso en total que tal vez sea un poco mejor que las actuales bombas de calor, pero de ahí a reducir drásticamente el gasto en electricidad, va a ser que no.

    Esto sí tendría aplicación/utilidad en un coche híbrido donde se puede aprovechar el calor residual de combustión de la gasofa para esa tarea de calentamiento del material adsorbente. Pero para eléctricos me temo que nanai.

    Reply

  3. Avatar
    April 24, 2013

    Creo haber leído que lleva su propio refrigerante, entiendo que será como decir “su combustible”, es decir, un compuesto que se consume y debemos reponer, lo que no se gasta en energía lo gastamos en comprar este compuesto… aunque claro, lo mismo mi lectura no ha sido correcta.

    Reply

Leave a comment