CleanPEA la herramienta para cambiar tu flota de térmicos a eléctricos

CleanPEA. La herramienta para cambiar tu flota de térmicos a eléctricos


Renault-ZOE-Elektroautos-in-der-BASF-Flotte

Advertisement Advertisement

Muchas veces hemos hablado de la las importantes sumas de dinero que se pueden ahorrar las empresas cambiando su flota de térmicos a eléctricos. Pero para eso primero es necesario saber si ese cambio puede llevarse a cabo. Las bajas autonomías y la necesidad de recarga rápida son un hándicap que deben superar las flotas si es que recorren muchos kilómetros al día.

CleanPEA es un sistema que permite a las empresas saber si los coches eléctricos son una opción viable para su flota. Para ello, es necesario equipar con un pequeño GPS a los vehículos de la empresa, para identificar el comportamiento y los recorridos de los coches.

Después de la recogida, los datos se comparan con las posibilidades que daría un coche eléctrico. La empresa tiene en cuenta los límites de la autonomía y los costes operativos, identificando los coches que podrían pasarse a eléctricos y calculando el ahorro potencial de los mismos.

cleanpea

En palabras de responsables de la empresa:  «El proceso es muy simple. Se instala un pequeño aparato conectado al mechero del vehículo durante unas pocas semanas. Una vez tenemos datos suficientes, hacemos nuestros propios informes y ayudamos a la empresa a decidir acerca de qué camino seguir en su política de movilidad eléctrica.»

«Estamos usando datos reales para evaluar el cambio de un coche térmico a uno eléctrico, lo que nos da una precisión sin precedentes.» Por supuesto esto también puede ser utilizado para particulares».

Sin duda, es una gran idea. De esta manera las personas que tengan dudas de si un coche eléctrico les valdrá para el día a día podrán saberlo de una manera precisa.

Fuente | Cleanpea



tienda cargador coche eléctrico

Compártelo:

3 comentarios en “CleanPEA. La herramienta para cambiar tu flota de térmicos a eléctricos”

  1. Creo que las PYMEs no se van arriesgar hasta la próxima generación de baterías. Yo por lo menos no lo haría, teniendo en cuenta que posiblemente en un par de años existan furgonetas con cerca de 300 km de autonomía.

    Responder

Deja un comentario