¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

La amenaza de Tesla moviliza a los trabajadores de BMW. Quieren más inversión en el sector del coche eléctrico

Hace unos días se ha producido una reunión en Munich entre trabajadores y representantes sindicales de BMW. Una cita donde decenas de personas han sido testigos de una presentación donde se podía ver a un grupo de vehículos alemanes, sobre los que se ha proyectado una imagen de Elon Musk, y donde se ha lanzado un claro mensaje, «Estamos en medio de un asalto eléctrico. Esto debe tomarse muy seriamente«.

Los asistentes han visto con preocupación como el ascenso de nuevos competidores choca con la poca acción en las nuevas formas de movilidad de los actuales dirigentes de BMW. Un preocupante escenario que está motivando a trabajadores y sindicatos a elevar su tono hacia la cúpula directiva.

Según los organizadores de este evento, la realidad es que  a pesar de lograr importantes beneficios económicos, BMW ha pasado de ser líder a una posición rezagada. De ser el punto de referencia de los coches de lujo, ahora se está viendo superando por otras marcas, como Mercedes, o nuevos protagonistas, como Tesla.

Según Ingo Speich, representante sindical «BMW se está quedando atrás en el sector del coche eléctrico«. Y eso a pesar de que en los últimos meses el fabricante ha enviado a formación al 10% de su plantilla, unos 14.000 trabajadores, para prepararlos de cara a la nueva generación de vehículos. Tanto eléctricos como autónomos. Pero parece que esto no es suficiente para los sindicatos y trabajadores, que temen por su futuro.

La realidad es que las ventas siguen siendo muy modestas, y a esto se suma la marcha de varias figuras clave hacía otros proyectos de coches eléctricos más ambiciosos, tanto de fabricantes chinos, como de otros alemanes.

Esto se debe a que desde 2013, el proyecto del coche eléctrico en BMW apenas ha sufrido cambios, más allá de la actualización de la batería del i3. Y esto parece que no cambiará de forma importante hasta 2020 o 2021, cuando se espera la llegada de un nuevo modelo. En todo este tiempo BMW se ha limitado a convertir sus vehículos convencionales en híbridos enchufables. Una dinámica muy poco ambiciosa según sus propios trabajadores que choca con los plazos de otros constructores, como Audi que arrancará en 2018, o Mercedes, en 2019.

Al respecto, los golpes le están llegando de todas partes. Según el analista especializado en automoción, Jürgen Pieper «BMW ha perdido su liderazgo en innovación. No es lo suficientemente valiente como para entrar en proyectos pioneros y hacer algo realmente nuevo«.

Un claro aviso de que la actual política de mirar para otro lado, que ya le está pasando factura a BMW no sólo frente a marcas emergentes como Tesla, sino que incluso lo que es más preocupante para ellos, frente a otros rivales como Mercedes.

Relacionadas |  El BMW i5 llegará en 2020 con una autonomía de 400 kilómetros con cada carga, y una versión a hidrógeno | El Tesla Model S empata en ventas con el BMW Serie 7 y el Mercedes Clase S en Europa

Vía | Bloomberg

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame