General Motors conseguirá beneficios en su próxima generación de eléctricos gracias al menor precio de las baterías

Mary Barra, CEO de General Motors, ha declarado que la compañía pretende conseguir beneficios en su próxima generación de eléctricos, gracias entre otras cosas a que las baterías costarán una tercera parte de lo que cuestan actualmente en el Chevrolet Bolt. Dicha rentabilidad será realmente importante de conseguir si el plan de poner a la venta 20 modelos eléctricos de aquí a 2020 llega a buen puerto, pues actualmente las pérdidas que les produce su único modelo eléctrico son cuantiosas.

General Motors anuncia que lanzará dos nuevos coches eléctricos en 18 meses, y 20 nuevos modelos hasta 2023

A día de hoy el segundo mercado más importante de General Motors es Estados Unidos, donde si bien las ventas totales han bajado ligeramente, en lo que va de año se han aumentado en un 12,5% las entregas de híbridos y eléctricos. Sin embargo, con 454.399 unidades representan apenas un 3,2% del mercado, pues los modelos superventas continúan siendo las grandes pickups como la Ford F-Series o SUVs como el Chevrolet Suburban. Un panorama que podría comenzar a cambiar con la llegada de la Ford F-150 híbrida que Ford ha proyectado para 2020, así como el pickup de Tesla.

Sin embargo, la apuesta de General Motors por el coche eléctrico responde a la situación de China, que a día de hoy es su mayor mercado. Allí, el desarrollo y las ventas de coches eléctricos serán muy superiores a los de América del Norte, y el fabricante tiene que adaptarse si no quiere perder cuota de mercado.

Las baterías que utiliza el Chevrolet Bolt tienen un precio de unos 145 dólares por kWh de acuerdo a estimaciones realizadas por Mary Barra. General Motors confía en que para 2021 el precio se haya situado por debajo de la barrera de los 100 dólares el kWh. Otro factor que ayudará a General Motors a aumentar sus beneficios será la adopción de tecnología propia en sus modelos eléctricos, pues actualmente utilizan baterías, motores, electrónica e incluso sistemas multimedia de origen LG en el Bolt.

La actitud de General Motors contrasta con la mostrada por otro gigante americano, Chrysler. Englobada ahora en el grupo FCA FIAT-Chrysler, la marca y sus filiales Dodge y Jeep se muestran reacios a desarrollar modelos eléctricos, una política probablemente impuesta desde FIAT, que siempre se ha mostrado reticente con la movilidad eléctrica. Una estrategia que podría costarle muy cara a FCA en apenas unos pocos años, pues los mercados más importantes ya se están electrificando.

Relacionados

Fuente | USA Today

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame