El primer Volvo eléctrico será el prototipo 40.2. Berlina elevada y diferentes capacidades de batería y autonomía

El primer coche eléctrico de Volvo será el prototipo 40.2. Una berlina con diferentes capacidades de batería y autonomía de hasta 500 kilómetros

El fabricante sueco Volvo continúa preparando el desarrollo de su próxima gama de coches eléctricos. Entre ellos veremos ya con total seguridad una versión del popular XC40. Un todocamino eléctrico que llegará en 2019 con versiones con motor de combustión, y también eléctrica.

Pero ahora el presidente del fabricante nórdico ha confirmado que en los planes habrá un pequeño e importante cambio. Muchos recordaréis los prototipos 40.1 y 40.2 presentados el pasado año. Dos conceptos que en principio nos adelantaban las líneas que tendrían las nuevas generaciones del XC40 y el V40.

Según Volvo, el 40.2 no será sólo una muestra de diseño o un concepto únicamente demostrativo, sino que además será un nuevo modelo dentro de la oferta, y además será el primer coche eléctrico de Volvo.

El 40.2 se situará en un segmento intermedio entre las berlinas y los todocaminos. Usará la nueva plataforma CMA, diseñada para albergar sistemas eléctricos. Contará con varias capacidades de batería, de las que de momento no se han confirmado que autonomías ofrecerán pero esperan que esté entre los 400 kilómetros para la versión de acceso, y por encima de los 500 kilómetros para la más dotada. Suponemos que todo usando como medida el ciclo europeo.

Según el jefe de I+D de Volvo, Henrik Green: «Esa es la autonomía a la que apuntamos. Estamos en el medio del desarrollo y constantemente damos nuevos pasos. Es bastante diferente al desarrollo de un automóvil de hace cinco o diez años cuando establecíamos unos  requisitos tres o cuatro años antes del lanzamiento de un automóvil, esperando llegar a ese objetivo. Pero en el caso de los eléctricos, parece que cada mes estamos actualizando el vehículo, tratando de agregar nuevos límites competitivos porque la tecnología se está moviendo tan rápido ahora en muchas áreas«.

Un Volvo 40.2 que suponemos recibirá un nombre más comercial, y que se convertirá en el primer coche eléctrico del fabricante sueco. Un modelo al que seguirán otros, como el XC40, que llegará pocos meses después del desembarco del primero y que tendrá lugar a lo largo del próximo año.

Un proyecto que nos sirve para ver los peligros de retrasar un proyecto eléctrico dos o tres años como han hecho algunas marcas, y es que si el sector se mueve tan rápido como para tener que estar actualizando elementos cada mes, el esperar años puede ser un hándicap difícil de recuperar.

Relacionadas

Vía | Autocar

8 comentarios en “El primer coche eléctrico de Volvo será el prototipo 40.2. Una berlina con diferentes capacidades de batería y autonomía de hasta 500 kilómetros”

  1. Tiene muy buena pinta. Parece un crosscountry de esos que han estado de moda hace unos años hasta la llegada de los Suvs. Ahora a esperar a que ofrezcan versiones con tracción total, y tendremos una buena alternativa para salir de viaje y meternos en algún camino sin los problemas de un Suv, principalmente neumáticos grandes y mala aerodinámica.

    Lo que está claro es que el 2019 es el nuevo 2020.

    Responder
    • Totalmente de acuerdo, el ciclo europeo es un saludo vergonzoso para que los fabricantes de motores de combustión interna puedan seguir engañando sin vergüenza alguna a sus clientes y gobiernos.
      Propongo que forococheselectricos deje de utilizar este término engañoso y se centre solo en ciclo EPA o equivalentes muchísimos más cercanos a la realidad.

      Responder
  2. Volviendo al coche, es realmente muy bonito , con capacidades 4×4 sin ser un SUV. ¿Es cierto que estos coches ya no se venderán y que serán compartidos mediante un pago mensual. Por mi parte yo no concibo pagar una cuota para que otro pueda utilizar el coche. A saber el «uso» que le da el otro cliente. No, para nada. Los coches en propiedad y nada de chorradas comunistas podemitas peperas jeje

    Responder
      • Pues tú mismo, pero yo tengo un coche propio y soy socio de varios car sharing eléctricos y de gasolina (además de usar taxi, Cabify o metro, según me apetece).

        Me sale mucho más barato que un segundo coche y me resuelve exactamente lo mismo.

        Y, como no soy nada maniático del coche, cuando cojo un compartido y está un poco sucio, me acuerdo de las veces que el mío también lo está y listo.

        Responder
  3. Una berlina o incluso mejor, un hatchback Volvo eléctrico sería memorable. Si a un volvo actual le mantienes la calidad de ajustes, construcción e interiores y le quitas la falta de fiabilidad mecánica… ¡sería un bombazo!

    Lástima de las redes de recarga rápida. Creo que las marcas premium, sino todas, al menos las alemanas, debería unirse para crear una red de recarga rápida propia, al estilo de los SuC. Solo que yo en su lugar de hacerlo como hace Tesla lo haría firmando acuerdos en cada país con estaciones de servicio, bien de petroleras o grupos independientes.

    Responder

Deja un comentario