El petróleo daña el medioambiente y ahora puede disparar a inflación

Los inventarios de petróleo de todo el mundo están a punto de disminuir fuertemente ante la escasez provocada por parte de los productores. Esto abre una espiral económica que desata los temores de los analistas y bancos centrales que temen un repunte de la inflación que frene la recuperación de las economías.

La falta de acuerdo en el seno de la OPEC y el enfrentamiento entre Estados Unidos y Arabia Saudí, está dejando seco a los mercados con el consiguiente alza del precio del crudo que lleva consigo un efecto inflacionista.

El desencuentro entre los países productores significa que la producción baje hasta 2 millones de barriles al día. A la espera de que se abra el grifo de los pozos de petróleo, la oferta no puede cubrir la demanda provocando un escenario preocupante para una economía que busca impulsar la ansiada recuperación.

La ausencia de acuerdos internos en el seno de la OPEC tiene como consecuencia la prórroga de los acuerdos pasados que apostaban por los recortes de producción de petróleo. Esto se produce en un escenario de crecimiento de la demanda de crudo a nivel mundial .

La recuperación económica de las naciones que han apostado por la vacunación masiva para vencer la amenaza de la pandemia se une a la llegada del verano. Estas fechas son aquellas donde se dispara la movilidad por lo que aquellas naciones que aún no han apostado decididamente por la movilidad cero emisiones, se ven seriamente castigadas por un petróleo caro y escaso.

El incremento del precio del barril puede frenar la recuperación económica en los países desarrollados que son importadores netos de crudo, como consecuencia de una movilidad adicta a los combustibles fósiles.

Para el mercado será clave que se produzca un aumento de la oferta de crudo durante el segundo semestre de 2021. De lo contrario los inventarios seguirán cayendo y el precio del petróleo seguirá aumentando durante los próximos meses, disparando los costes operativos de los propietarios de automóviles ICE, del transporte y, como consecuencia, de toda la economía.

Relacionadas | El petróleo es el mejor aliado del coche eléctrico

Compártelo: