¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

Así es el Cannabis Car. Un coche hecho de cáñamo tres veces más ecológico que un modelo convencional

Aunque el coche eléctrico es una buena alternativa para la reducción de emisiones, es cierto que su producción tiene un impacto ambiental. No solo la cuestión de baterías, sino como cualquier otro coche necesita una serie interminable de componentes producidos con materiales como el aluminio, acero, plástico. Pero ahora un antiguo ingeniero del gigante tecnológico Dell ha mostrado que es posible hacer coches de una forma mucho más sostenible gracias al cáñamo.

El bautizado como Cannabis Car, es un vehículo que se presentó por primera vez en 2017, cuando Bruce Dietzen, su diseñador, mostró al mundo por primera vez el prototipo.

No se sabe cuánto tiempo pudo haber trabajado en él, se especula que unos siete años, un tiempo en el que ha según sus palabras, «he desarrollado el primer vehículo neutro en emisiones».

Cuenta con una carrocería fabricada con un compuesto que está formado en un 65% por varias capas de tejido de cáñamo, y un 35 % de bioepoxi, que se endurece y ofrece rigidez. El resultado es un modelo más ligero y con mayor durabilidad que cualquier otro material en el mercado.

Según su creador, a diferencia de los modelos fabricados con fibra de vidrio, con fibra de carbono o aluminio, el uso de cáñamo tiene una huella de carbono negativa, porque el cáñamo cultivado industrialmente no crea más contaminación cuando se procesa.

Por el contrario, el dióxido de carbono absorbido por la planta permanece encerrado en su interior, un proceso conocido como captura de CO2 y en este caso aplicado a la producción de un vehículo. Un saldo negativo que podemos comparar con las 10 toneladas de CO2 que emite de media la producción de un coche convencional.

El Cannabis Car no ha sido un desarrollo sencillo, ni económico, para su creador que indica se ha gastado unos 200.000 dólares de su bolsillo en diseñarlo y hacer el primer prototipo.

Diferencia de emisiones en la producción de fibra de carbono y fibra de cáñamo

Aunque el primer modelo producido no era eléctrico, su diseñador indica que los clientes que lo prefieran podrán encargar una unidad dotada de un sistema eléctrico. En este caso el cliente podrá elegir la cifra de potencia, que podrá ir desde unos modestos 80 CV, perfecto para una configuración más económica y para dar paseos tranquilos, hasta poder meter un motor de gran potencia y tener un verdadero dragster.

De momento no sabemos cuando llegará al mercado, ya que su creador indica que todavía está buscando inversores que le permitan llevar el sistema a producción en 2025.

Pero mientras que la producción del vehículo puede que no tenga mucho futuro, si lo parece tener la tecnología que da forma a su cuerpo que ofrece una alternativa más sostenible y además fácilmente reciclable. Dos aspectos con cada vez mayor importancia.

Más info | Brucedietzen

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame