¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

Así es la toma de carga de 3 MW para camiones o autobuses eléctricos

Cada vez hay más interés por parte de la industria en la electrificación del transporte pesado por carretera. Un movimiento fundamental por la escalada de precios de los carburantes que no parece tener final. Pero para mover mercancías y vehículos de grandes dimensiones hace falta una red de carga a la altura. Una red que en Europa ya tiene formato y que se han presentado los primeros cargadores del orden de «megavatios».

Esta toma ha sido avistada en el EVS35 que se celebra estos días en Oslo, y donde empresas como ABB han llevado sus últimos diseños en la recarga de coches eléctricos, pero también de camiones y autobuses.

En este caso hemos podido ver un anticipo del diseño de la toma de carga del formato Megawatt Charging System (MCS) que ha sido diseñada por y para usos profesionales e intensivos. Un formato que contará con potencias desde los 350 kW, hasta llegar a picos de 3.75 MW en sus versiones más potentes.

Para lograrlo, ABB ha desarrollado un sistema refrigerado por líquido que permite alcanzar potencias hasta hace poco inimaginables para la recarga de vehículos. pero que como vemos en las fotos, lo hace con una toma con un tamaño contenido y manejable.

Este debería permitir una carga segura y eficiente en cifras cercanas a las de un coche eléctrico medio. Esto es, sesiones de entre 15 y 20 minutos para cargar la batería de un camión o un autobús eléctrico en su totalidad.

Para ello será necesario alcanzar potencias considerables. Y es que si la recarga ultrarrápida de un coche eléctrico está entre los 150 y los 300 kW, en este caso el estándar MCS podrá llegar a los 3.750 kW (3.000 A a 1.250 V).

Esto se traduce según los promotores del formato, que un vehículo será capaz de recargar unos 62 kWh en un minuto conectado, y en 5 minutos podría haber inyectado a su batería unos 312 kWh. En una sesión típica de un coche eléctrico, entre 15 y 20 minutos, serían unos 937 a 1.250 kWh.

MCS: un formato propio, y solo para industriales

La cuestión es que como vemos, el formato es diferente al que usan los coches y furgonetas hoy en día. Esto permitirá por un lado desplegar una red de carga exclusiva para este tipo de vehículos, lo que permitirá evitar que los turismos ocupen las estaciones de carga.

Pero por el otro lado está el reto de tener que desarrollar una red de carga propia desde cero. Algo que en el lado positivo permitirá diseñar unas estaciones físicamente pensadas para vehículos de gran tamaño cuyas necesidades son muy diferentes a los pequeños cuerpos de los coches.

Un formato que comenzará las primeras pruebas en carretera en 2023, con el objetivo de comenzar su despliegue comercial en 2024.

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame