Solid Power entregará las primeras baterías de electrolito sólido a BMW y Ford a finales de este año

El electrolito sólido se ha convertido en uno de los santos griales de los fabricantes para desarrollar baterías con mayor densidad energética, más ligeras, compactas y seguras. Una tecnología en la que la industria se ha enfrascado en una carrera que parece que ya tiene fecha para su final. Así lo han indicado desde Solid Power, que este año comenzará a entregas las primeras celdas a fabricantes como BMW y Ford para que comiencen sus procesos de validación fundamentales antes del inicio de su producción en masa.

La confirmación ha llegado desde el director ejecutivo de Solid Power, Doug Campbell, que ha indicado que han terminado de instalar su primera planta de producción piloto, lo que les permitirá antes de terminar este 2022 entregar a socios como BMW o Ford, los primeros modelos de sus baterías de electrolito sólido para dar comienzo lo antes posible al proceso de pruebas y validación de la tecnología.

Además de su desarrollo, lo más interesante es que la propia solid Power quiere convertirse en fabricante de estas baterías. Un suministrador que supondrá reforzar su alianza con la coreana SK Innovation y donde ya trabajan en levantar una gigafábrica de baterías en Estados Unidos.

Solid Power también ha indicado que suministrará celdas de prueba a otras marcas, sin especificar cuales son. Pero no es difícil saber si tenemos en cuenta que el Grupo Hyundai-KIA así como la también surcoreana Samsung han realizado inversiones en las anteriores rondas de financiación. Por lo que lo normal es que formasen parte de estas primeras fases de prueba.

En este caso, Solid Power ha apostado por un electrolito sólido de sulfuro que se asienta en una plataforma flexible que permite altos contenidos tanto silicio como de litio en el ánodo. En relación al cátodo, permite emplear diseños que ya son comercialmente conocidos, incluidos los óxidos de litio, níquel, manganeso y cobalto (NMC).

Línea de producción de Solid Power

La plataforma también puede utilizar cátodos de alta conversión de energía de bajo coste, cátodos que no son adecuados para arquitecturas de celdas de iones de litio u otras arquitecturas de base líquida. Combinados con un ánodo de litio, los cátodos de conversión podrían eliminar el cobalto y el níquel presentes en el cátodo por completo y podrían disminuir los costes derivados de los materiales activos del cátodo en un 90%.

Solid Power afirma que sus celdas ofrecen una densidad energética de 350 Wh/kg y una vida útil de 1.000 ciclos con una retención de capacidad superior al 80%. Hasta el momento la empresa ha empleado celdas de tipo bolsa de pequeño tamaño, por lo que su próximo objetivo es escalarlas a un tamaño más grande para hacerlas más idóneas para aplicaciones de transporte.

La gran pregunta es el cuándo. Desde Solid Power se ha indicado que la producción en masa de las nuevas celdas podría comenzar en 2026. Una fecha estimada que dependerá en gran medida de los resultados de las pruebas que completarán en 2023 y 2024 los primeros clientes.

Fuente | Solid Power

Compártelo: