¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

Con el ascenso del precio de los carburantes, cada vez más conductores británicos no pueden coger el coche

Estos días estamos siendo testigos como los precios del petróleo se están disparando, con un 60% más que el pasado año a estas alturas, y un 15% sólo en lo que llevamos de 2018. Algo que está provocando un temor en algunas de las maltrechas economías europeas por el ascenso imparable del precio de los carburantes.

Esto está teniendo sus consecuencias. Una encuesta realizada por la asociación de conductores de Reino Unido (AA) entre 17.000 conductores ha arrojado unos resultados realmente llamativos. Según estos, el 15% han tenido que reducir el uso de sus coches, y el 9% han recortados gastos en otras áreas para afrontar un coste mayor de los combustibles. Algo que nos indica que al menos el 38% de los participantes en la encuesta debe realizar sacrificios para afrontar este ascenso en los precios.

Por edades, como suele ser habitual los jóvenes son los más afectados. Según la encuesta, el 55% de los conductores con edades comprendidas entre los 18 y los 24 años han tenido que recortar el uso del coche, o afrontar recortes en sus otros gastos.

Según el presidente de la asociación de conductores británicos, Edmund King «De nuevo estamos empezando a ver el espectro de que algunos conductores tengan que elegir entre reducir costes en el hogar para poder pagar los carburantes para ir al trabajo. Con unos costes hipotecarios también en ascenso y mayores contribuciones a los planes de pensiones, muchos conductores están empezando a ser empujados contra el precipicio«.

Y eso que la encuesta se ha realizado hace un par de semanas, cuando el precio de la gasolina sin plomo en Reino Unido estaba a 1.39 euros el litro al cambio, mientras que el diésel llegaba a los 1.42 euros. Un coste que apenas 15 días después ya cotiza a 1.41 euros el litro de gasolina, mientras que el gasóleo se ha puesto a nada menos que 1.44 euros. Precios medios, lo que supone que en algunas zonas incluso tengan que pagar cifras más elevadas.

Esto tiene como consecuencia que llenar el depósito de un coche medio en la actualidad tenga un coste de 76.4 euros al cambio en el caso de los gasolina, y 78.2 euros para los modelos diésel. Y eso en pleno ascenso de los precios del petróleo que con el reciente conflicto de Estados Unidos e Irán, supondrá nuevas tensiones que aumentarán los costes del crudo y por lo tanto, anticipan más subidas.

Y los conductores de coches eléctricos…

Mientras tanto los británicos que han optado por un coche eléctrico disfrutan de un panorama mucho más tranquilo. El propietario de un modelo diésel en Reino Unido, con un consumo medio de 6 litros a los 100 km, debe afrontar un coste de unos 8.6 euros cada 100 kilómetros, mientras que con una tarifa eléctrica media en este mercado de 12 céntimos el kWh, un coche eléctrico con un consumo de 14 kWh a los 100 km tendrá un coste en la misma distancia de 1.68 euros. Todo sin aplicar tarifas nocturnas ni similares.

Con estos precios, los conductores de una y otra tecnología tendrían los siguientes costes:

Coches diésel

Cada 100 km: 8.6 euros

 1.000 km: 86 euros

 10.000 km: 860 euros

100.000 km: 8.600 euros

Coches eléctricos

Cada 100 km: 1.68 euros

 1.000 km: 16.8 euros

 10.000 km: 168 euros

100.000 km: 1.680 euros

Unas diferencias que se estima que seguirá creciendo mientras lo haga un petróleo que está en plena fase de ascenso en cuanto a sus precios empujado por las crisis geopolíticas en oriente medio, y también por el cada vez más competitivo precio de la electricidad, gracias la cada vez mayor participación de las energías renovables en el mix eléctrico de Reino Unido.

Fuente | AA

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame