Este estudio nos muestras las limitaciones de los actuales sistemas de conducción autónoma

Este estudio nos muestras las limitaciones de los actuales sistemas de conducción autónoma

Thatcham Research Centre es una organización encargada de estudiar aspectos relativos a la seguridad de los automóviles para las aseguradoras. En su último estudio, se han centrado en los problemas de seguridad que pueden ir asociados a la utilización de los sistemas de conducción autónoma actuales (es decir, el Autopilot de Tesla, el ProPILOT de Nissan o el Super Cruise de Cadillac).

Para demostrar esta problemática, han llevado a cabo una demostración (el vídeo del final del artículo) para la BBC en la que se enfrenta a un Tesla Model S dotado del sistema Autopilot a una situación de tráfico compleja: el Model S sigue a un vehículo en línea recta, y al cabo de un rato, el coche precedente cambia de carril para evitar a un coche que hay parado. El Autopilot no lo detecta y el Tesla se estrella contra el coche parado.

Según el Thatcham Research Centre, si un conductor humano hubiera estado al volante del Tesla, el accidente se habría podido evitar fácilmente. Sin embargo, el sistema de Tesla no es un sistema autónomo completo, sino semi-autónomo (nivel 2), y que por lo tanto obliga al conductor a tener el volante agarrado en todo momento y a estar atento a la carretera.

El problema, según la organización, es que muchos clientes de Tesla utilizan el asistente como si fuera un piloto automático completo, cuando en realidad sólo se consideran conducción autónoma los niveles 4 y 5. Precisamente por este desconocimiento, algunos usuarios se han confiado y han dejado al sistema conducir por ellos dejando de prestar atención, lo que ha resultado en numerosos accidentes.

Si bien la demostración se ha realizado con un Tesla por ser el Autopilot el sistema de conducción autónoma más conocido de la actualidad, en la web del Thatcham Research Centre podemos encontrar que han probado en las mismas condiciones numerosos vehículos de la competencia, con resultados similares en todos los casos.

Actualmente, sólo existe en el mercado un sistema de conducción autónoma de nivel 3: el Traffic Jam Pilot del Audi A8, que permite al conductor en ciertas situaciones (atascos) ceder el control al vehículo (si bien tiene que seguir estando atento a la carretera). En los próximos años, los sistemas de nivel 3 deberían generalizarse (entre los años 2020-2022), mientras que el nivel 4 debería alcanzarse un poco más adelante (2023-2025). Sin embargo, según muchos expertos no veremos la conducción autónoma total (nivel 5) en entornos no controlados hasta el año 2030.

Fuente | Motor.es

17 comentarios en “Este estudio nos muestras las limitaciones de los actuales sistemas de conducción autónoma”

  1. Hay algo raro en la prueba, ante esa misma situación, un vehículo actual de casi cualquier marca (sin autopilot ni nada raro), detecta el obstáculo y el asistente de frenada de emergencia para en seco el coche (o mitiga la colisión), pero en el video se ve al Tesla comerse el vehículo, diría que sin aminorar demasiado ¿estos vehículos no cuentan con asistente de frenada de emergencia? ¿la distancia es demasiado corta como para que tenga una reacción?

    Responder
      • Volvo, Nissan, Toyota, Ford… en general todas las marcas los montan ya, incluso de serie en muchos casos. Se supone que al impactar frontalmente contra un obstáculo, el vehículo deben frenar de forma automática, o al menos disminuir la velocidad para mitigar el impacto.

        Responder
    • Normalmente el sistema de frenada de emergencia sólo se activa cuando vas a menos de 50 o 70 km/h. Si en la prueba el Tesla va a más de esa velocidad, entonces no se activa este sistema.

      Responder
    • Yo tampoco lo entiendo… De hecho, este tipo de sistemas de frenada de emergencia ya se evalúan de manera regular en los test de la EuroNCAP.

      Responder
  2. No me gustaría morir por fallos de un ordenador. Está clarísimo que la conducción autónoma es del futuro, no del presente.

    Responder
  3. Creo que habría que abrir una nueva clasificación entre ayudas a la conducción y distracciones a la conducción. El autopilot y el propilot quedarían en el segundo tipo

    Responder
  4. La realidad es que a día de hoy no existe ningún sistema de conducción autónoma. Y el más avanzado, que es el de Google, como que no está disponible en el mercado ni se puede estudiar para pruebas.

    Responder
      • Porque lo habrá visto en vídeos cómo funciona perfectamente en zonas delimitadas y premapeadas en los vehículos en 3D.

        Responder
        • La conducción autónoma requiere de un conocimiento tan profundo de los sistemas de redes neuronales de inteligencia artificial que está completamente fuera del alcance de las empresas automovilísticas. Y de las empresas informáticas realmente solo Google está invirtiendo con la suficiente intensidad en la conducción autónoma.

          Responder
          • Para alimentar esas redes neuronales para que mejoren se necesitan datos, y tesla es el único que tiene miles de coches en las carreteras recopila do datos para ayudar a mejorar esas redes neuronales. Google lo conseguirá, por supuesto, pero decir que es el más avanzado es muy intrépido por tu parte.

          • Ahora mismo Waymo y Renault tiene en sus manos nivel 5,

            Waymo tiene una flota de coches fuera del ámbito de pruebas. Claramente Waymo se ha servido de datos. Datos de Street View para saber por donde va a ir. De múltiples sensores Lidiar y radar que tiene instalado como la visión encima del coche. Todo este conjunto hace posible que su desarrollo vaya rápido y se consiga. También tener ordenadores cuánticos que procesan esta ingente de datos…

            Como bien dices, Tesla se garantiza en disponer de imágenes de muchos clientes lo que hace disponer de muchas situaciones cada día y de premapear las rutas, y cada vez avanza mas pero no dispone de Nivel 5 y no es que lo diga yo, ya esta hasta reportado por diferentes medios especializados. Waymo ahora tiene el reto de reducir toda esa tecnología para introducirla en el coche.

            Si bien Tesla no quiere disponer de Lidiar en sus coches por temas de costes y solo por las cámaras hace un poco retrasar su evolución, la ventaja es que la arquitectura Nvidia le da mucha potencia de respuesta y que ahora están cambiando a una arquitectura propia.

  5. Esta prueba no tiene que ver con la frenada de emergencia que en otros videos sobre Teslas se ve que funciona bien, en el video la distancia y la velocidad están puestas para que no de tiempo a frenar completamente. Lo que quieren decir es que un conductor hubiese hecho un quiebro a la derecha siguendo al coche guía, cosa que no todo el mundo hace si no tiene claro que no hay un vehículo en el carrir derecho, y muchos frenarian, sin espacio suficiente y chocando con el vehículo parado.

    Responder
  6. Con cualquier sistema de conducción autónoma me quedaría dormido 🙁
    Hasta el «Tempomat» quita concentración.
    Hice el viaje Múnich- Alicante y vuelta 50 veces. ( las últimas 9 en un SMART diésel).
    Lo importante es la alianza entre conductor, tráfico y vehículo.
    un saludo

    Responder
  7. Habría que ver qué versión de Autopilot es, pero yo he visto vídeos en los que el sistema detecta los peligros incluso por delante del coche que los precede.

    Responder
  8. No entiendo ese resultado, ya hemos visto vídeos dónde el autopilot se adelanta a situaciones mucho mas complejas. A ver si Tesla se da por aludida y aclara algo.

    Responder

Deja un comentario