¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

Debate. ¿Se equivoca PSA (Citroën-Peugeot) con su apuesta por los coches eléctricos compactos a más de 30.000 euros?

Estas últimas semanas estamos viendo como el grupo francés PSA comienza a mostrar el aspecto y también las características técnicas y precio de sus primeras apuestas propias dentro del sector del coche eléctrico. Unas propuestas que se caracterizan por suponer clones a nivel técnico entre las diferentes marcas, y simplemente con cambios estéticos como único punto diferenciador.

En los tres casos hablamos de compactos, como el Peugeot e-208, el Opel Corsa, quedando por ver qué nos propone Citroën que los rumores apuestan por un C4 eléctrico. Sólo se sale de la tangente la división DS con el DS3 E-Tense. Pero en todos los casos hablamos de coches compactos, casi urbanos, con cuerpos de apenas 4 metros de largo. 4.05 en el caso del Peugeot e-208, que será prácticamente la misma en el Corsa, llegando a los 4.12 metros en el caso del DS.

La cuestión es que PSA venderá estos modelos por encima de los 30 mil euros, en el mejor de los casos. Por ejemplo, el DS3 Crossback tendrá un precio de salida de 38.400 euros. Por su parte el Peugeot e-208 arrancará en los 32.000 euros, que suponemos será el mismo que tendrá el Opel Corsa. En ambos casos hablamos de compactos con un pequeño maletero, motor de 100 kW (136 CV) y batería de 50 kWh que le permitirán recorrer 330 km bajo el ciclo WLTP.

La pregunta que nos hacemos, es si PSA se ha equivocado con su apuesta inicial en un segmento de acceso como son los compactos urbanos, que como vemos llegarán al mercado con unos precios que suponen el doble del coste de inicio de su versión gasolina. Algo a lo que se suma la tendencia del mercado hacia los todocaminos, que hace que estos ganan terreno en ventas en Europa, con el retroceso del resto de configuraciones.

Por ejemplo, en 2018 el segmento de los todocaminos medianos ha crecido en Europa un 15% respecto al año anterior, con el 11.1% de cuota de mercado, mientras que los todocaminos urbanos lo ha hecho un 29%, acumulando ya un 12% de cuota de mercado. Por su parte el segmento de los compactos ha cerrado el año en plano, con un 18% de cuota de mercado.

Podríamos pensar que hasta ahora a Renault le ha ido bien la cosa con el ZOE, cuyo precio y características en esta primera generación se sitúan por debajo de las nuevas propuestas de PSA. Pero debemos recordar que el modelo de Renault jugaba con la ventaja de ser el primero, y que en el mercado apenas había otras opciones similares. Algo que entre 2019 y 2020 cambiará de forma drástica.

No sólo veremos la llegada de la nueva generación del Renault ZOE, que comenzará este verano su producción y que se espera sea una evolución de la actual, lo que dará como resultado una propuesta más competitiva, sino que además la propia Renault ha decidido ampliar la oferta del propio ZOE con una segunda versión algo más grande para aquellos que busquen un poco más de espacio. Todo completado con unas inversiones madrugadoras que le permitirá acceder a mejores costes, y a un suministro más fiable de baterías. Un desembarco al que podemos sumar otros muchos, como el nuevo Volkswagen ID.3, que en su versión de acceso estará peligrosamente cerca de los precios de PSA.

La cuestión es que como vemos, el mercado tiende hacia los SUV. Ya sean pequeños, medianos o grandes, los consumidores devoran en cada vez mayor número este tipo de configuraciones que se abre paso entre todos los segmentos, y donde de momento PSA no tiene previsto lanzar ninguna propuesta más allá del propio DS3 E-Tense. Un modelo que llegará con un precio a la altura de modelos de más autonomía, potencia y tamaño com los KIA eNiro e Hyundai Kona eléctrico, e incluso muy cerca de propuestas premium como el nuevo BMW i3 de 120Ah.

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame