¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

¿Es el coche eléctrico realmente culpable de que la industria alemana vaya a perder 400.000 empleos en 10 años?

De acuerdo con un informe de Financial Times, la industria automovilística alemana perderá unos 400.000 empleos a raíz de la transición al coche eléctrico. Así, se estima que durante los próximos diez años la fuerza laboral alemana se contraerá en un 1%. Pero, ¿será realmente culpa del coche eléctrico que la industria germana vaya a sufrir esta reducción durante los próximos años?

Medios como ZeroHedge afirman que no: la narrativa de la prensa alemana de echar las culpas al coche eléctrico podría ser una simple tapadera de las autoridades para ocultar el hecho de que la producción de automóviles en Alemania a día de hoy se encuentra bajo mínimos, moviéndose en cifras de hace 23 años. Echándole «la culpa» al coche eléctrico se consigue tranquilizar a los consumidores, pues una cosa es explicar la bajada en la producción por el abandono de los contaminantes motores térmicos, y otra muy diferente encarar problemas más graves. ¿Deslocalización de la producción? ¿Bajada en la demanda?

Tampoco hay que olvidar que en los próximos años la automatización y la llegada de la inteligencia artificial a las fábricas hará que cada vez sean menos necesarios los operarios humanos. En un mundo globalizado en el que es vital reducir costes para poder ser competitivo, los fabricantes de automóviles están apostando con más fuerza por reducir su fuerza laboral, sustituyéndola por robots. ¿La solución? Que la fuerza laboral se especialice en otros campos.

«Es responsabilidad conjunta de la industria, los sindicatos y la política promover la recapacitación para que los efectos negativos en el mercado laboral puedan reducirse al mínimo«, declara Kurt-Christian Scheel, director gerente de la VDA (la Asociación Industrial Automovilística alemana, que representa a los fabricantes del país germano).

Actualmente, las plantas de Zwickau (Volkswagen) y Zuffenhausen (Porsche) se han transformado en factorías dedicadas exclusivamente a la producción de vehículos eléctricos. Por el momento ninguna de las dos ha visto reducida su fuerza laboral. Se espera que más adelante otras fábricas alemanas del grupo Volkswagen sigan sus pasos y pasen a fabricar solo coches eléctricos.

La conclusión del artículo de ZeroHedge es clara: el gobierno alemán y la prensa del país deberían dejar de culpar al coche eléctrico por la pérdida masiva de empleos que se avecina, comenzando a prepararse para afrontar el hecho de que la producción de automóviles en Alemania se está desplomando a mínimos no vistos en varias décadas.

Fuente | ZeroHedge

Relacionadas | ID Buzz será el primer Volkswagen en utilizar la tecnología de conducción de nivel 4

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame