¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

Chrysler Airflow: un espacioso crossover eléctrico para devolver una marca legendaria a la vida

Durante los años en los que Sergio Marchionne capitaneó FCA (FIAT-Chysler), el grupo italo-americano no destacó especialmente por su ofensiva de producto, centrándose en la optimización de costes. Con toda la atención centrada en Jeep, su gallina de los huevos de oro, marcas como Dodge, FIAT o Lancia vieron sus gamas languidecer ante la falta de modelos nuevos que supusieran un soplo de aire fresco.

Sin embargo, una de las firmas que más afectadas se vieron por esta estrategia fue Chrysler, cuya oferta lleva años compuesta por dos únicos modelos: la veteranísima berlina 300C y el monovolumen Pacífica. Atrás quedaron los tiempos en los que la marca estadounidense contaba con modelos superventas en su alineación, quedando relegada a un segundo plano en los concesionarios norteamericanos del grupo. Así, las ventas de Chrysler han pasado de 324.846 unidades en 2015 a 110.464 en 2020.

A pesar de todo, esta situación podría cambiar a corto plazo. Tras la fusión de FCA con PSA (Peugeot-Citroën, Opel) para formar el gigante Stellantis, todas las marcas que forman parte de la cartera del conglomerado recibirán medios para renovarse y demostrar su viabilidad a lo largo de los próximos diez años.

Bajo el eslogan «Tecnología limpia para una nueva generación de familias», Chrysler se reinventará para adaptarse a una nueva era en la que la electrificación será la gran protagonista. Por el momento no se han dado detalles concretos de su estrategia corporativa, si bien se sabe que aprovechará las sinergias del grupo para desarrollar nuevos productos.

Revivir Chrysler… ¿recuperando uno de sus más sonoros fracasos?

Durante el pasado Stellantis EV Day, la firma reveló un prototipo que adelantaba las líneas del que será su primer modelo tras años de sequía. Denominado Airflow, el concept car se presenta como una suerte de crossover a caballo entre el desaparecido Chrysler 200 y el novísimo Ford Mustang Mach-E. Aparentemente se asentará sobre la plataforma STLA Large, que podrá albergar baterías de 101 kWh a 118 kWh. Por lo tanto, su autonomía máxima será de unos 800 km WLTP.

El modelo cuenta con una estética moderna y agradable, siendo sus proporciones las típicas de un coche eléctrico de nueva generación (capó corto, amplia distancia entre ejes, voladizos reducidos, pronunciada caída del techo para mejorar su aerodinámica, etc). En el interior la atención se centra en un tablero dotado de cinco pantallas (a las que habría que sumar otras dos en los asientos traseros), la consola central flotante y el enorme techo panorámico.

La denominación Airflow ya fue empleada por la compañía en el pasado, concretamente en 1934. El modernísimo Chrysler Airflow original fue un revolucionario automóvil dotado de una vanguardista carrocería de diseño aerodinámico. Sin embargo, esta característica lo condenó a muerte: los consumidores norteamericanos lo consideraron poco agraciado desde un punto de vista estético, y su producción se detuvo 1937 tras un sonado fracaso comercial. ¿Tendrá más suerte su heredero?

Relacionadas | El futuro de las marcas de Stellantis: Opel será 100% eléctrica en 2028, Dodge fabricará el primer muscle car eléctrico del mundo en 2024, y mucho más

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame