Reino Unido permitirá la circulación de coches autónomos en 2023

Para Reino Unido el estar fuera de la UE tiene cosas malas, pero también cosas buenas como es la mayor velocidad en la adaptación de la legislación a la evolución de la tecnología. De esa forma el gobierno británico ha confirmado que a partir de 2023 se permitirá la circulación de coches autónomos en sus carreteras.

Estas nuevas leyes, que se debatirán en el parlamento en los próximos meses, también aclararán aspectos de quién será el responsable en caso de accidente. La ley determinará que los fabricantes serán responsables si un vehículo autónomo choca, lo que significa que un ocupante humano no sería responsable de los incidentes si el automóvil estaba en modo autónomo.

Desde el gobierno se ha indicado que se espera que los coches autónomos sean tan seguros como los trenes o los aviones, y para su aprobación se requiere un aumento de 10 veces la seguridad media respecto a los vehículos conducidos por personas.

Sin embargo, un informe respaldado por el gobierno publicado hoy por el Centro de Ética e Innovación de Datos (CDEI) advirtió que «no hay una respuesta fácil» sobre qué tan seguros deberían ser los vehículos sin conductor, y agregó que la cuestión de la seguridad no debe ser una respuesta única.

Y es que las encuestas realizadas para dar forma a esta nueva normativa ha recogido que los usuarios no aceptarán ningún accidente causado por una máquina, incluso sabiendo que su tasa de error será mucho menor que la de un humano. Algo que supondrá una labor de concienciación entre el público para que tenga toda la información en sus manos para tomar una decisión.

Los documentos oficiales indican que después de los modelos privados, llegará el turno de los vehículos autónomos que se utilizarán para el transporte público o la distribución. Estos recibirán luz verde para usar cualquier carretera del Reino Unido a partir de 2025, y podrán incluso llegar a un Nivel 5, lo que se traducirá en que podrán circular sin un humano en su interior.

El secretario de Transporte, Grant Shapps, dijo: “Los beneficios de los vehículos autónomos tienen el potencial de ser enormes. No solo pueden mejorar el acceso de las personas a la educación y otros servicios vitales, sino que [también] la industria misma puede crear decenas de miles de oportunidades laborales en todo el país.»

Desde la asociación de conductores británicos (AA) se ha indicado que son evidentes los beneficios potenciales de la tecnología a la hora de reducir los accidentes y salvar vidas, pero el gobierno debe asegurarse de como será su comportamiento con el resto de vehículos para evitar problemas de convivencia.

Compártelo: