Hasta dónde tendría que subir el precio de la electricidad para que el coche eléctrico sea más caro

Con el incremento de los costes de la electricidad, no son pocos los que se preguntan si merecerá la pena o no un coche eléctrico frente a un modelo diésel o gasolina. La respuesta nos llega desde Alemania donde han estimado hasta donde tendrá que llegar el precio del kWh para que el coste operativo sea mayor que un modelo con motor de combustión.

Para la comparativa, el Centro de Investigación Automotriz de Alemania (CAR) puso frente a frente a tres coches eléctricos populares con sus homólogos de motor de combustión, con un kilometraje anual de 15.000 kilómetros: estos han sido el Fiat 500e y el Opel Mokka-e. Por su parte el Tesla Model 3 se ha enfrentado con un BMW Serie 3 ya que como todos sabemos, no hay versión alternativa de la berlina americana dentro de la gama Tesla.

En el cálculo se ha tenido en cuenta tanto el coste de adquisición como el coste operativo. Según los datos, los tres coches eléctricos han tenido un coste medio mensual de 596 euros, con apenas 67 euros en costes energéticos. Para estos se ha calculado un precio de la electricidad usada para su carga en 32 céntimos de euro el kWh. Curiosamente, exactamente la misma cifra media que tenemos hoy en España en el PVPC.

Para los vehículos de combustión, estos costes han llegado a los 631 euros. Aquí se da la circunstancia de contar con un coste de adquisición más bajo, pero un mayor gasto energético que ha supuesto que la factura en repostajes haya llegado a los 142 euros al mes. En este caso se ha seleccionado un coste de 1,87 euros el litro. Pero según el estudio, incluso con un precio de combustible de 1,55 euros, los modelos eléctricos habrían sido aún más baratos en este escenario.

¿Hasta dónde tiene que subir el precio de la electricidad para que sean más caros los eléctricos?

En este caso desde el Instituto CAR se ha realizado una estimación de cara a 2023, donde se darán dos factores en Alemania. Por un lado se espera que el precio de la electricidad pueda llegar a los 50 céntimos el kWh. A este precio, un coche equivalente con motor de combustión sería 2 euros más barato al mes.

Por otro lado, el próximo año Alemania reducirá sus ayudas a los coches eléctricos, donde esta pasará de los actuales 9.000 euros a 6.750 euros para los coches de menos de 40.000 euros, mientras que hasta los 60.000 euros la ayuda será de 4.500 euros frente a los 7.500 euros actuales.

Esto supondrá según el estudio, anular las ventajas económicas de los eléctricos coches en todos los escenarios.

En este escenario donde se han rebajado las ayudas, con los actuales precios de la electricidad, 32 céntimos el kWh, un coche eléctrico sería más caro que un modelo de combustión equivalente. ¿Cuánto? Según los datos sería de 34 euros al mes. En caso de que el coste del kWh llegase a los 50 céntimos y coincidiese con la reducción de ayudas, entonces la cifra aumentaría hasta los 71 euros al mes a favor del modelo de combustión.

Opinión

Por supuesto, el coste de la energía tiene su impacto directo en las cuentas de los usuarios que buscan ahorrar con un coche eléctrico. Aquí cada uno debe coger lápiz y papel y hacer números. La cuestión es que las cuentan no tienen que realizarse sólo a unos meses vista como hace el estudio de CAR, sino a más largo plazo.

Según las perspectivas, el precio de la energía se estabilizará en 2023 tal como indican los modelos de futuros. Por supuesto, esta predicción no se puede asegurar que vaya a ser exacta. Sin embargo, nos ayuda a tener una idea de la predisposición del mercado, por lo que es importante analizar.

En el caso de España, para el primer semestre de 2023 se estima que el MWh está en torno a los 183 y 186 euros el MWh. Muy lejos de los pavorosos picos vividos este año donde hemos llegado a los 574 euros el MWh del pasado 8 de marzo.

Pero un coche no lo vamos a tener un año, o dos, incluso los contratos de leasing o renting más cortos suelen ser de tres o más. Si echamos un vistazo al tiempo medio de propiedad, en España ya supera los 13 años.

En este caso si analizamos  los futuros a los que se negocia la electricidad, vemos que a principios de 2024 el MWh estará en los 146 euros en el primer trimestre, y bajará hasta los 86 euros en el segundo. Algo que debería marcar el final de esta tremenda espiral de precios.

Por lo tanto, los cálculos deberían tener en cuenta que en los próximos años la electricidad seguirá según los modelos una tendencia bajista según se incremente la aportación de las energías renovables en el mix eléctrico de España, que ayudará a desplazar al gas. Algo donde podría ayudar un cambio en el modelo de fijación de precios que permita acelerar esta transición y reducir a corto plazo el impacto de un formato absurdo que solo beneficia a las empresa eléctricas.

Fuente | Handelsblatt | Plena-energia

Compártelo: