¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

Los aranceles no frenarán a los coches eléctricos chinos, solo afectarán a los consumidores europeos

La Comisión Europea está en plena fase de estudio para la puesta en marcha de aranceles más elevados a los coches eléctricos chinos. Una medida proteccionista que, según los expertos, no tendrá gran efecto entre los grupos del gigante asiático gracias a sus grandes márgenes. Pero si tendrá un efecto negativo entre los consumidores, que se moverán en un mercado menos competitivo económicamente.

Así lo ha indicado Matthias Schmidt de Schmidt Automotive Research. «Suponemos que los grupos chinos podrán absorber el aumento de los aranceles en gran medida gracias a sus altos márgenes de beneficio

En estos momentos, la Comisión Europea está ultimando un texto que sentará las bases de un nuevo nivel de aranceles a los coches chinos, basándose en que estos han recibido ayudas ilegales por parte del gobierno de Pekín. Un proyecto que será presentado justo después de las elecciones europeas de este próximo domingo.

Las expectativas es que, de aprobarse, este nuevo tramo arancelario pasará del 10% actual al 30%. Una cifra que tendrá impacto en el margen de beneficio de las marcas, pero no en los precios, que se espera se mantengan.

Algunos analistas indican que la ventaja industrial y tecnológica de China es tan grande, que para hacer un verdadero efecto sobre los planes de ventas de los grupos chinos en Europa, tendrían que elevarse los aranceles al 50%.

Los aranceles a los coches chinos afectarán a los coches económicos

BYD Dolphin Mini

Los principales afectados por estos nuevos aranceles serán los modelos más económicos. Estos tienen menor margen por unidad vendida, por lo que sus matriculaciones pueden verse afectadas, e incluso pueden dilatarse los planes de su llegada a nuestro mercado.

Es el caso del BYD Dolphin Mini, que se espera para principios de 2025, y que llegará con una competitiva propuesta estética, mecánica, un precio que se estimaba por debajo de los 20.000 euros en su versión más accesible.

Esto tendrá un impacto directo en la competitividad del sector, que verá como se priorizan las propuestas premium frente a las más accesibles desde el punto de vista económico. Un aspecto que perjudicará a la competitividad en unos segmentos altamente inflados de precios por los grupos europeos.

Uno de los modelos afectados sería, curiosamente, una marca norteamericana. Tesla. Los de Elon Musk exportan unidades del Model 3 y el Model Y en su versión estándar desde la planta que tienen en Shanghái. Y ambos han sido los coches eléctricos más vendidos en Europa el pasado año.

También afectarían a MG, que vería como el MG4 tendría que pagar más impuestos por su entrada, lo que tendría un impacto directo en sus márgenes, y muy posiblemente en sus competitivos precios. Lo mismo para BYD, que está creciendo en ventas paulatinamente, y que se vería frenada de entrar en marcha estas nuevas barreras.

El listado es más largo de lo que podríamos pensar, y entre otros afectados están modelos fabricados en China, como el Volvo EC30, el Smart #1, Dacia Spring, BMW iX3, Cupra Tavascan…

Opinión

Esto quiere decir que los aranceles solo beneficiarán a los grupos europeos que siguen vendiendo sus coches eléctricos con precios inflados artificialmente. Se perderá competitividad y los consumidores tendrán vehículos menos capaces, y más caros, lo que frenará la transformación del transporte en un espacio enormemente dependiente en el plano energético.

Por supuesto, es de esperar que China responda a estos aranceles con más barreras a los coches fabricados en Europa y vendidos en su mercado, lo que afectará a las plantas europeas que se dedican a la exportación al gigante asiático.

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame