¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

Las malas cifras de ventas se llevan por delante al presidente de Polestar

Polestar ha confirmado que Hakan Samuelsson dejará de ser el presidente de la marca. Un movimiento que se ha vendido como una jubilación, pero que llega en medio de una fuerte caída de ventas y un desplome del valor de la empresa.

Samuelsson, que antes había sido máximo responsable en Volvo, ha comandado a Polestar en su expansión en los últimos años, en unos primeros pasos que siempre son complicados para cualquier nueva marca.

Pero las cifras no están remontando, lastradas principalmente por los malos datos de mercados como Estados Unidos, donde en el primer trimestre las entregas se han reducido un 53%, mientras que los nuevos pedidos se han derrumbado un 70%.

Tanto o más preocupante es la pérdida de valor de una Polestar que ha visto como sus acciones han pedido un 95% de su cotización desde el inicio de sus actividades en el Nasdaq en 2022.

Cambios en Polestar

Ante esta delicada situación, Polestar ha decidido dar un cambio de rumbo y Samuelsson será sustituido por una figura con gran experiencia en el sector. Winfried Vahland. Un directivo que ha estado al frente de la división en China de Volkswagen, ha sido jefe del consejo de Skoda, y ahora era miembro del consejo de administración de Volvo.

Polestar también está preparándose para ampliar su oferta con nuevos modelos, como el Polestar 3, el Polestar 4, así como el anuncio del sustituto del «2» y la ampliación de sus ventas en hasta siete nuevos mercados, Francia, República Checa, Eslovaquia, Hungría, Polonia, Tailandia y Brasil.

Opinión

El problema para Polestar es doble, y por un lado está la contracción del mercado, que supone que cada vez hay más marcas y modelos, pero menos ventas. Una situación temporal que está afectando a una marca que no ha logrado hacerse un hueco en cuanto a reconocimiento del gran público.

También está el problema de los precios. Polestar ha querido situarse en un segmento premium. Un apartado con mucha competencia desde las marcas alemanas, y que ahora se suma al dominio de Tesla y la llegada de los grupos chinos.

Y es que la opción más accesible y de volumen, el Polestar 2, arranca en los 52.900 euros. Un coste a cambio del que nos llevamos un crossover de diseño moderno, pero algo desfasado en diseño interior, software, y con una autonomía de 532 km.

Cifras que los clientes pueden comparar con los 39.990 euros en los que arranca el Tesla Model 3 estándar, con 513 km de autonomía, o los 49.990 euros del Model 3 Long Range Dual Motor, con 629 km de autonomía WLTP.

Esto supone que la versión más económica del Polestar 2 es 12.910 euros más cara que el Model 3 más barato, o 2.910 euros más costosa que la variante Long Range Dual Motor.

También podemos ver las cifras de otra berlina como es el BYD Seal, que en España cuenta en su versión de acceso con una batería de 82.5 kWh, 570 km de autonomía, y un precio desde 46.990 euros. Esto son casi 6.000 euros menos que el Polestar más económico.

Unas diferencias que se puede aplicar al resto de la gama de Polestar, que se coloca muy por encima de sus rivales más cercanos, lo que reduce de forma importante sus posibilidades.

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame