Opinión. Los grandes fabricantes están condenados a colaborar en el sector del coche eléctrico

Wallbox

772-Nissan’s-UK-Battery-Plant-modules-are-assembled-into-a-Nissan-battery-pack

Hasta ahora han sido grandes rivales. Grupos como Volkswagen, Daimler o BMW, han peleado por hacerse cada uno con su pedazo del mercado de forma individual. Pero esto podría estar camino de cambiar por culpa del coche eléctrico.

La amenaza de nuevos protagonistas, como Tesla o Google,  está provocando que los grandes fabricantes formen alianzas para afrontar de forma conjunta aspectos como la crucial fabricación de baterías. Una producción que será la clave para la reducción de los costes, y que obliga a sumar fuerzas entre marcas antagónicas.

Un primer ejemplo del cambio que se avecina lo hemos podido ver en 2015, cuando BMW, Daimler y Volkswagen, se aliaron para la compra del servicio de mapas Here a Nokia. Una adquisición valorada en 2.800 millones de euros, que respondía al avance imparable de los mapas de Google.

gigafactory_aerialTesla busca emplazamiento para su Gigafábrica en Europa. Producción de baterías y también de coches

Otro ejemplo lo hemos visto hace unos días con el acuerdo firmado entre Ford, BMW, Daimler y el grupo Volkswagen. Una firma que les compromete a colaborar en la expansión de una red de recarga por toda Europa, y que comenzará su despliegue en 2017 en 400 emplazamientos diferentes.

Pero estos no son más que pequeños acuerdos si los comparamos con los que están por llegar. La fabricación de baterías será un caballo de batalla para los fabricantes tradicionales. Estos tendrán que buscar acuerdos con otros constructores para compartir los elevadísimos costes de I+D y sobre todo de la puesta en marcha de nuevas instalaciones.

No hay que olvidar el ejemplo de Tesla. Su Gigafábrica tendrá un coste cuando esté terminada de unos 5.000 millones de dólares, y su capacidad será suficiente para atender la demanda de unos 500.000 coches al año. Sólo el grupo Volkswagen tiene entre sus planes vender entre 2 y 3 millones de coches al año para 2025. Una cifra que nos permite hacernos una idea del titánico trabajo que les queda a los grandes fabricantes por delante.

Esto a su vez puede tener un lado oscuro. Una excesiva colaboración entre grandes rivales podría suponer la creación de un cartel que controlase una buena parte de la producción de baterías. Algo que no suele tener buenos resultados para unos consumidores con menos opciones donde elegir, y un mercado con menor competencia.

Relacionadas | Tesla anuncia que adelanta su plan de fabricar 500.000 coches al año a 2018



Energias renovables

11 Comment responses

  1. Avatar
    December 11, 2016

    Dudo que hagan un cartel para los precios de las baterias porque eso le perjudicaria muchisimo a ellos.

    Si pactan no bajar el precio, se lo ponen todavia mas facil a Tesla para que les siga ganando terreno.

    Baterias ya se ha demostrado que se pueden hacer de muchas maneras diferentes. No les conviene estancarse en eso.

    Reply

  2. Avatar
    December 11, 2016

    El tema de las baterías tiene la ventaja de que pequeñas empresas pueden meter mano y hacer tambalear a las grandes, pronto veremos como se pueden sustituir baterias por “no originales” al igual que los toners de una impresora. Así que si alguien quiere hacer oligopolio que vaya con cuidado, no salga una empresa que haga una super batería con papel pintado de nanotubos y los deje en la estacada.

    Reply

    • Avatar
      December 11, 2016

      Un comentario muy acertado. El coche eléctrico va a democratizar mucho el transporte. Se acabó la predominancia de las grandes marcas.

      Reply

  3. Avatar
    December 11, 2016

    Carlos para cuando una opinion o critica sobre las baterias aftermaker que no se ven aún

    Reply

  4. Avatar
    December 11, 2016

    ¿Para que iban a necesitar alianzas unas empresas que dándole a un botón podían desarrollar lo que quisieran?

    Por supuesto Tesla sería sobrepasada una y mil veces.

    Además en muchas de esas empresas circula sangre aria, ¡Casi ná!, ¿No van a ser las mejores?.

    Dejando a un lado el eco de las prepotentes declaraciones que decían muchas empresas, la verdad es que más de una está necesitada de una cura de humildad, y de unas inversiones mil millonarias, casi tanto como las que han anunciado repetidas veces, que iban a hacer, y de unas reconversiones bestiales, que siempre han negado u ocultado, fantaseando con la idea de su absoluto poder tecnológico y de capacidad.

    Entonces ¿Alianzas?

    ¿Pero quien se va a fiar del lobo que tiene al lado si entre la manada está quien mentía deliberadamente, porque era incapaz de desarrollar tecnología para cumplir normas, o de quien se ha aferrado a la solución del H2, divulgando mentiras y falsas esperanzas para retrasar al máximo el cambio, o quien ha manipulado financieramente los mercados para hacer tambalear la incipiente tecnología, o quien tiene todavía encandilado al personal vendiendo camiones?

    Ese es un primer problema: se conocen entre ellos.

    Otro problema es el aterrizaje en la realidad: El fracaso inicial del i3 lanzado a bombo y platillo, y su recuperación repentina a base de baterías, pone sobre la mesa varias cosas:

    1) Las estridencias para solucionar los retos del eléctrico no funcionan. Solo hay un camino, porque ya está inventado por Tesla y hay que copiarlo simplemente, pero eso implica reconocer al líder y ponerse detrás, con lo que eso supone de pérdida de prestigio para según que marcas.

    2) Cuando un eléctrico incluso tan estridente como el i3, cumple unos mínimos razonables su demanda se dispara. Utilizando un símil: Adquiere aceleración de eléctrico y no de térmico, por lo que no se pueden establecer los tiempos de su implantación como uno quisiera: es de golpe. Por tanto si varias empresas se alían, deben sincronizar perfectamente la puesta en escena del producto, porque saben que su venta machacará de golpe parte de la producción de térmicos, lo que puede afectar en distinta medida a unas que a otras.

    3) Incluso unas mejores baterías en un futuro de las que tanto está necesitado el i3, no lograrán mejores resultados que por ejemplo un Bolt, por lo que las estridencias diferenciadoras vendidas como solución de los males se han vuelto en contra en muy escaso tiempo, y ya no Tesla, sino GM presenta un coche que tiene más maletero, más plazas, ruedas normales, materiales normales, soluciones de apertura de puertas normales, iguales prestaciones, mucha mejor autonomía, menos consumo, y aspecto normal, por lo que la tabla rasa, se vuelve más rasa, si cabe, y el salto de cola a cabeza pretendido por algunas marcas a base de camelos no funciona.

    Esto hace suponer que las alianzas que han existido bajo manta para manipular la Administración en cuanto a retraso de una normativa menos exigente, o para “no hacerse daño” entre los fabricantes, o esta última que ha salido a la luz, para uniformar un “enchufe”, cobrar ayudas y moderar los tiempos a su antojo, seguirán existiendo, pero las otras aunque salgan a la luz, se les puede dar el mismo crédito que a las decenas de prototipos E-Tron anunciados o las ubicaciones y supergigafábrica mataTeslas anunciadas.

    Reply

    • Avatar
      December 11, 2016

      No hay diferencia entre el negocio del coche eléctrico y del coche a combustión para los fabricantes tradicionales. siempre se han aliado para sacar desarrollos adelante siempre que han visto la oportunidad. alianzas para prestarse motores y plataformas e incluso modelos como los vehículos comerciales que se venden bajo distintas marcas.

      Los que realmente se tienen que poner en marcha son los autopartistas, continental, Bosch, valeo, magneti marelli, y muchos otros que son los que fabrican los componentes que después se montan.

      Reply

      • Avatar
        December 11, 2016

        Hay una gran diferencia:

        Los térmicos eran el continuismo y perpetuaban en el poder a los de siempre, mientras que el eléctrico hace tabla rasa y pone a todo el mundo en la línea de salida, y además destroza toda la parafernalia del térmico.

        Bueno hay algunos como Tesla que salieron mucho antes y tienen una gran ventaja, pero eso es otra historia.

        Reply

        • Avatar
          December 11, 2016

          Los térmicos no han dejado de evolucionar, sinir más lejos de la mano de las leyes de emisiones que no son otra cosa que alimentó para las emprendas de autopartes, todos los grandes avances y desarrollos a nivel Mecanico últimamente vienen por ese lado.

          Tesla innova y los otros seguirán ese camino, sin duda las marcas tendrán pronto otro modo de propulsión más donde elegir, gasolina, diésel o eléctrico. el mundo es grande y las necesidades que cubrir son muchas y diversas, con esto quiero decir que el eléctrico no va a sustituir otras tecnologías de un día para otro.

          Reply

          • Avatar
            December 12, 2016

            No estoy de acuerdo.

            Sin embargo por mucho que hablemos no creo que cambie el pasado ni lo que viene, por lo que es cuestión de esperar y ver lo que pasa.

        • Avatar
          December 12, 2016

          Los eléctricos estarán controlados por menos empresas aún que los térmicos.
          Serán prácticamente un monopolio. Y desde luego, estarán controlados por las grandes multinacionales.

          No sólo eso, serán coches conectados, y sometidos a actualizaciones frecuentes, por lo que nunca serán del todo tuyos.

          El eléctrico no nos hará libres. Al contrario. Nos obligará a que parte del coche sea siempre de la multinacional que lo ha fabricado. A través de software específicos, el fabricante podrá dejar inservible nuestro coche de forma telemática, en caso de hacer intervenciones fuera de sus talleres autorizados, etc.

          Reply

  5. Avatar
    December 12, 2016

    Aunque grandes fabricantes actuales como BMW, Mercedes y Volkswagen se alien para crear Gigafabricas de baterías y quieran imponer un precio, ya están muy por delante Panasonic-Tesla, LG, Samsung y BYD entre otros, por lo que sus mismo son el vagón de cola del eléctrico y los últimos monos en lo que a fabricación de baterías concierne.

    Necesitarían muchos miles de millones de euros de inversión y ni con esas pueden imponer nada ya que otros muchos los pisotearian en precios de baterías.

    Entrar en el coche eléctrico será lo último que hagan y porque no les queda otra, porque saben que es un mercado que nunca controlarán y habrá Muchísima diversificación y empresas.

    Reply

Leave a comment