¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

Las redes de carga para coches eléctricos aún no son un negocio rentable

Alemania ha aumentado el número de puntos de carga públicos para coches eléctricos en un 25% durante el último año. Sin embargo y de acuerdo con el lobby de servicios públicos BDEW, todavía no es un negocio rentable. Desde finales de junio de 2017, se han añadido un total de 2.800 nuevos puntos de carga públicos en Alemania, lo que eleva la cifra total a 13.500.

De acuerdo con BDEW, las compañías dedicadas al suministro de energía están construyendo y operando la mayoría de las instalaciones de carga. Además, consideran que la apuesta de la industria del automóvil está siendo decepcionante, pues aún no ofrecen modelos eléctricos a precios competitivos para los consumidores.

«Más de tres cuartas partes de los puntos de carga son operados por compañías de electricidad, aunque en vista de la pequeña cantidad de coches eléctricos a la venta, esto no es rentable«, declara Stefan Kapferer, director general de BDEW. «Para que la movilidad eléctrica logre un avance en Alemania en los próximos años, entonces la industria del automóvil tendrá que ofrecer modelos que puedan competir en precio y rendimiento con el motor de combustión».

Otras empresas que operan cargadores son operadores de estacionamientos, supermercados y hoteles que ofrecen las instalaciones de carga como servicios complementarios para que los usuarios de coches eléctricos se decidan utilizar sus instalaciones frente a otras.

Alemania, cuyo objetivo era tener 1 millón de coches eléctricos en sus carreteras para 2020, a día de hoy tiene apenas 100.000. Los mayores problemas son un precio elevado que no se consigue paliar ni siquiera con las ayudas del gobierno, y una autonomía limitada, lo que según los expertos tiene como efecto colateral un retraso en la expansión de una red de recarga pública.

Según BDEW, el gobierno alemán debería cambiar las leyes de propiedad residencial para permitir una mayor inversión en puntos de recarga privados, ya que el 80% de los procesos de carga futuros tendrán realizarse en el hogar en lugar de hacerlo en puntos de carga públicos.

Con todo, parece que finalmente la industria alemana está despertando. Por un lado, el poderoso grupo Volkswagen comenzará el año que viene a lanzar su nueva gama de vehículos basados en la plataforma MEB 100% eléctrica, que se caracterizarán por un precio más bajo que las actuales opciones del grupo. BMW y Daimler también reforzarán su apuesta por el coche eléctrico, de la mano de las gama 0 emisiones «i» y «EQ» respectivamente.

Fuente | Reuters

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame