El coche eléctrico no será un problema para la red eléctrica en Alemania, ni a corto ni a largo plazo

Uno de los principales argumentos de los escépticos con el coche eléctrico, es que estos llegarán para colapsar las redes de distribución de electricidad. Que estas no serán capaces de atender la demanda cuando existan millones de coches cargando al mismo tiempo. Pero cada vez más informes ponen sobre la mesa que este razonamiento no tiene base científica.

El último estudio ha sido conducido por la consultora McKinsey, que ha estimado el impacto que tendrá en mercados como Alemania la llegada de coches eléctricos a corto, medio y largo plazo. Una forma de conocer el incremento en la demanda que tendrá la red eléctrica con una flota de vehículos cada vez más electrificada.

En 2015, los coches eléctricos representaron menos del 1% del total de la flota alemana de turismos. Una cifra que ha ido creciendo de forma imparable, y que se estima supondrá que para 2030 ocuparán el 7% de los modelos en circulación, mientras que en 2050 indican llegará al 40%. Cifras que podemos catalogar como bastante conservadoras, pero que recordamos no hablan de ventas, sino de total de la flota.

Según los expertos, el impacto en la demanda eléctrica será muy bajo en un país como Alemania donde la mayor parte de la producción se destina a edificios e industria. De esa forma en los próximos 12 años los coches eléctricos apenas añadirán un 1% a la demanda actual. Algo que nos indica el bajo impacto que tendrá esta tecnología.

Pero incluso van un poco más allá y estiman que para 2050, cuando los coches eléctricos ocupen el 40% del parque móvil en el mercado alemán, estos necesitarán unos 40 TWh de electricidad en un mercado que en total produce 619 TWh. Por lo tanto, incluso casi ocupando la mitad de los vehículos en la carretera, estos serán apenas el 6.5% de la demanda.

También se añade que para entonces la producción de esta electricidad se realizará en su mayor parte desde fuentes de energía renovables. Algo que permitirá contar con una flota más sostenible.

Pero esto no quiere decir que no haya retos a afrontar. Desde la consultora se pone sobre la mesa la cuestión de la diferente velocidad de implantación de los coches eléctricos según la región. Esto tendrá como consecuencia que en algunas zonas las ventas logren cifras elevadas mucho antes de lo estimado en el estudio. Algo que obligará a las empresas eléctricas a realizar actualizaciones puntuales en aquellas estaciones que tengan más posibilidades de vivir un incremento de la demanda ya a corto plazo.

También se indica que est se podría mitigar potenciando la recarga nocturna, tanto con programas de promoción, como con tarifas realmente interesantes que haga que los consumidores adopten de forma natural costumbres de recarga por las noches. Una modalidad que ayudará a mitigar los posibles picos de demanda durante determinadas horas del día, al mismo tiempo que los usuarios logran recargar sus baterías con precios más competitivos.

Relacionadas | El coche eléctrico hará más eficiente, barata, estable y potente la red eléctrica

Compártelo: