Repsol y Shell invierten en la startup Ample, enfocada a soluciones de carga para coches eléctricos

Repsol ha invertido en la startup de origen estadounidense Ample, la cual ha desarrollado una solución de carga para coches eléctricos basada en un cambio de baterías rápido. Un tipo de solución que se intentó desarrollar en el pasado con proyectos como Better Place, pero que ha sido desechada por su complejidad frente a las recargas ultra-rápidas, mucho más prácticas.

Además de Repsol, también ha invertido en Ample la petrolífera inglesa Shell, conocida por ser una de las empresas del sector que más está invirtiendo en la expansión del coche eléctrico (se ha convertido en un distribuidor de energía eléctrica, está desarrollando su propia red de recarga rápida, etc); así como tres fondos de inversiones: Moore StrategicVentures, Hemi Ventures y Trirec.

Los fondos aportados por los distintos inversores serán utilizados para desarrollar la tecnología de Ample en diversas localizaciones en los próximos meses. Además, tanto Shell como Moore Strategic Ventures tendrán dos representantes formando parte del consejo de administración de la stratup. Ample fue creada en el año 2014 por John de Souza y Khaled Hassounah, y desde entonces ha estado centrada en crear una solución para cambiar baterías de coches eléctricos en apenas unos minutos gracias al uso de la robótica, así como a la tecnología de baterías inteligentes.

Esta inversión es un paso adelante en la diversificación de Repsol hacia soluciones de electromovilidad, siguiendo los pasos de otras empresas del sector como Shell, BP o Total. Sin embargo, esta no es la única apuesta que tiene la empresa española relativa a la movilidad cero emisiones: por un lado, forman parte de la iniciativa WiBLE impulsada por KIA, un servicio de carsharing que utiliza como vehículo para operar el KIA Niro PHEV y que ha comenzado a funcionar en Madrid el mes pasado.

Por otro, también han invertido en Silence, una marca española dedicada a la fabricación de motocicletas eléctricas con una gran proyección de futuro a nivel internacional, con grandes lotes de entregas previstas para flotas de carsharing en países como Suiza y que recientemente recaudó varios millones de euros en una ronda de financiación.

A pesar de que cualquier inversión en este campo es una buena noticia, lo cierto es que tanto la apuesta de Shell y BP por desarrollar redes de recarga ultra-rápidas como la de Total por desarrollar celdas de batería con tecnología de electrolito sólido en colaboración por Siemens parecen tener más visos de triunfar que el sistema de cambio de baterías de Ample.

Fuente | Repsol

Compártelo: