España es uno de los países europeos en los que más han caído las ventas de coches diésel

Tras el escándalo Dieselgate y las restricciones cada vez más estrictas que se están imponiendo en la mayoría de urbes europeas, los coches diésel están comenzando a perder cuota de mercado a pasos agigantados. Uno de los países que lidera esta caída es España, con una caída del 12,6% que nos sitúa como el tercer país en el que más disminuyen las ventas de coches diésel, siendo el primero Eslovenia con un 14,8% y el segundo Croacia con un 13,9%.

Así, España supera a Reino Unido (11,1%), a Alemania (8,9%), a Francia (7,6%) y a Italia (3%). A pesar de todo, España sigue estando por encima de la media europea, pues la cuota de mercado del diésel en nuestro país es del 36,9%, mientras que a nivel continental la cuota es del 36%. Sin embargo, a este ritmo probablemente estemos por debajo de la media incluso antes de que termine el año.

Por el momento, sólo en tres países de la Unión Europea el diésel sigue teniendo una cuota superior al 50%: Irlanda, Italia y Portugal. Nuestro pico tuvo lugar en 2012, cuando se alcanzó una cuota del 68,9% de ventas de coches diésel. Como puede verse, el mercado ha cambiado de forma radical en apenas seis años, lo que pone en evidencia que los fabricantes tendrán que adaptarse a las nuevas formas de movilidad de forma más rápida a la esperada.

La gasolina por su parte ha pasado de una cuota del 45,7% durante los primeros siete meses de 2017 a un 57% hasta julio de este año. Muchos fabricantes se muestran preocupados ante la falta de demanda de motores diésel, pues al emitir menos dióxido de carbono que los motores gasolina, podrían enfrentarse a problemas para poder cumplir con los nuevos límites de contaminación que la Unión Europea comenzará a aplicar en 2021 (95 gramos de dióxido de carbono por kilómetro recorrido como promedio de cada grupo automovilístico).

«Si se fuerza muy rápido a la industria del automóvil hacia una transición de cero emisiones, pueden peligrar puestos de trabajo«, declaró la semana pasada el comisario europeo de Acción por el Clima y Energía, Miguel Arias Cañete. Sin embargo, la realidad es que para el año 2030, la Unión Europea ha acordado reducir en un 35% las emisiones contaminantes respecto a los límites de 2021. Por lo tanto, para 2030 el límite del promedio de emisiones será de 61,75 gramos de dióxido de carbono emitidos por kilómetro. Para poder cumplir con estos nuevos límites, será clave que los fabricantes apuesten con fuerza por los vehículos híbridos y eléctricos puros.

Fuente | Cinco Días

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame