¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

Volkswagen se reúne este viernes para decidir si acelera los planes de electrificación de sus vehículos

El consejo de supervisión de Volkswagen tiene previsto reunirse este viernes para aprobar cambios en sus estrategia de eletrificación de la gama con los que se prevee que uno de los mayores grupos automovilísticos del mundo pise el acelerador en sus planes para aumentar la fabricación de vehículos eléctricos en su objetivo de ser el mayor productor de coches eléctricos del mundo.

Según fuentes de la propia compañía, en esta reunión del viernes los participantes estarán muy antentos a lo que se apruebe finalmente debido a que se dan varios intereses contrapuestos. Por un lado, los poderosos sindicatos del grupo VW que conforman la mitad de los miembros de la junta van a pelear en ciertas medidas que incluyen el traslado de parte de la producción alemana a plantas de la República Checa.

Por otra parte, el CEO de Volkswagen, Herbert Diess, se juega mucho en esta reunión, ya que si se aprueban los objetivos que propuso para aumentar los márgenes de ganancias conseguiría dejar huella en los planes del grupo, un movimiento que le permitiría afianzarse como director ejecutivo de VW, puesto que ocupa desde el mes de abril.

 

El grueso de la estrategia de Volkswagen se centra, según fuentes internas de la firma alemana, en la modernización de las dos plantas alemanas de Emden y Hannover para la pronta producción de vehículos eléctricos de cara a principios del año 2020. Como ya contamos anteriormente, la planta de Emden, que fabrica los Passat y Arteon, está en una situación precaria debido a la bajada drástica e imparable de ventas de estos modelos, y los más de 8.000 trabajadores ven con preocupación la falta de carga de trabajo en la fábrica.

Como solución a esta situación, los planes de Vokswagen pasan por mover la producción de vehículos com motor térmico a plantas de la República Checa, donde la mano de obra es más barata, y adecuar estas dos fábricas alemanas a la fabricación de la nueva gama eléctrica ID para salvaguardar los puestos de trabajo. Sin embargo, según Goldman Sachs, un automóvil eléctrico para su fabricación requiere solo dos tercios de la plantilla para fabricar un vehículo de combustión, por lo que el grupo alemán baraja la posibilidad de reducir la plantilla a base de jubilaciones forzosas de los miembros más veteranos de ambas plantas.

Una de las propuestas para la factoría de Emden es la de asignarle la producción de un modelo eléctrico asequible del segmento B, probablemente un B-SUV, que vendría a completar por abajo la gama ID y se convertiría en el modelo eléctrico de acceso de la marca alemana. En Hannover, donde se producen vehículos comerciales ligeros, se pretende que se fabriquen modelos de combustión y totalmente eléctricos, incluyendo el posible ID Buzz, un minibús eléctrico similar a la Transporter 1 de Volkswagen.

Miembros del grupo creen firmemente que la marca debe acelerar sus planes de electrificación para cubrirse las espaldas de cara a las medidas futuras de la Unión Europea que pretenden reducir las emisiones de dióxido de carbono en un 40% para el año 2030, con lo que no solo quieren electrificar su gama de vehículos sino comenzar a utilizar energías renovables para alimentar las diferentes fábricas que tienen en suelo europeo.

Relacionados | Volkswagen planea reconvertir algunas de sus fábricas para la producción de la gama ID

Vía | Financial Times

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame