¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

El consorcio europeo de producción de baterías para coches eléctricos recibirá el visto bueno antes de acabar 2019

Como recordamos, desde el gobierno de Alemania se ha impulsado un consorcio europeo de producción de baterías para coches eléctricos, que busca reducir la dependencia de las marcas locales de los suministradores asiáticos. Un movimiento de gran importancia que supondrá una profunda colaboración entre empresas de diferentes estados. Ahora el Ministro de economía de Alemania ha confirmado que Europa dará permiso para su puesta en marcha este mismo año.

De momento no se ha confirmado cuál de las iniciativas en marcha será la seleccionada en primer lugar. Pero los rumores indican que será la liderada por el grupo francés PSA (Citroën-Peugeot), su filial alemana Opel, que contarán con la colaboración del fabricante francés de baterías Saft, así como las alemanas Siemens y Manz.

La clave de este proyecto era el apoyo de la UE, que debería autorizar a los estados a ayudar a estas empresas en un movimiento que ha sido catalogado como de interés estratégico para Europa. Una iniciativa comparada en su momento con la puesta en marcha de Airbus que trabaja en sentar las bases para una primera planta piloto en la región francesa de Nouvelle-Aquitain que se pondrá en marcha antes de fin de año.

Posteriormente el objetivo será construir dos fábricas para la producción en serie de celdas. Una primera situada en suelo francés, que arrancará su construcción en 2022, y una segunda que se localizará en Alemania y cuyos trabajos se iniciarán en 2024.

Una iniciativa que necesita el visto bueno de la UE para que los estados puedan participar en su financiación, y que se pondrán en marcha de forma paralela con otras iniciativas como las de Volkswagen con Northvolt, que ya han puesto en marcha su propio proyecto, así como el de Daimler, aunque en este caso centrado sólo en el ensamblado de packs.

El objetivo es lograr reducir la dependencia de los fabricantes asiáticos, y crear algo de competencia que ayude a reducir los precios de mercado, al mismo tiempo que se mantiene dentro de Europa la producción y los puestos de trabajo que creará el elemento más importante y costoso de los coches eléctricos como es su batería, al mismo tiempo que se incrementa la disponibilidad de baterías para atender una demanda futura que multiplicará por mucho la actual., y no a un plazo precisamente largo.

Podemos recordar el reciente informe del banco holandés ING, donde se indicaba que en 2035 en Europa ya no se venderán apenas coches con motor de combustión siendo el 100% de las nuevas ventas eléctricos. Un escenario para muchos demasiado optimista, que se basa en el factor de que a partir de 2024 los precios de los eléctricos y los de combustión se igualarán, lo que pavimentará a la caída de los segundos y el ascenso de los primeros.

Relacionadas | Alemania lanza la propuesta de crear un segundo consorcio europeo de producción de baterías, con estados como Francia, Polonia…y España

Fuente | Bmwi

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame