Airbus presenta sus nuevos aviones a hidrógeno para un futuro con cero emisiones

Airbus ha presentado esta mañana tres prototipos de los que serán los primeros aviones comerciales 100% eléctricos que entren a funcionar en el transporte de corta, media, pero también larga distancia y que tienen como objetivo comenzar sus vuelos comerciales en 2035.

Cada uno de estos conceptos representa un enfoque diferente y diseñado para un tipo de aplicaciones específicas. Unas propuestas que exploran varias vías tecnológicas y configuraciones aerodinámicas con el fin de para lograr acelerar la descarbonización de toda la industria de la aviación.

En los tres casos el sistema de propulsión eléctrico estará alimentado por una pila de combustible de hidrógeno, que desde Airbus destacan como una fuente de energía primaria, una opción que Airbus considera prometedora como combustible limpio para la aviación y que además ofrezca una solución para que la industria aeroespacial cumpla sus objetivos de neutralidad en emisiones.

Según Guillaume Faury, director ejecutivo de Airbus: “Este es un momento histórico para el sector de la aviación comercial en su conjunto y tenemos la intención de desempeñar un papel de liderazgo en la transición más importante que esta industria haya visto jamás. Los conceptos que presentamos hoy ofrecen al mundo un vistazo de nuestra ambición de impulsar una visión audaz para el futuro de los vuelos sin emisiones. Creo firmemente que el uso de hidrógeno, como los combustibles sintéticos, como fuentes de energía primarias para lograr desarrollar aviones comerciales que ayuden a reducir significativamente el impacto climático de la aviación».

Los tres conceptos, todos con nombre en código «ZEROe» serán los siguientes:

  • Un diseño de turbofán con capacidad para entre 120 y 200 pasajeros, con una autonomía de más de 2,000 millas náuticas, capaz de operar en vuelos transcontinentales, y propulsado por un motor de turbina de gas modificado que funciona con hidrógeno mediante combustión. El hidrógeno líquido se almacenará y distribuirá a través de tanques ubicados detrás del mamparo de presión trasero.

  • Un diseño que utiliza un motor turbohélice, con capacidad para hasta 100 pasajeros, y también propulsado por combustión de hidrógeno en motores de turbina de gas modificados, que serían capaces de viajar más de 1.000 millas náuticas, por lo que es una opción perfecta para viajes regionales y de corta distancia.

  • Un concepto de diseño de “cuerpo de ala combinada” (hasta 200 pasajeros) en el que las alas se fusionan con el cuerpo principal, y que contará con un alcance de unas 2.000 millas náuticas. El fuselaje excepcionalmente ancho abre múltiples opciones para el almacenamiento y distribución de hidrógeno, y para el diseño de la cabina.

El objetivo de Airbus es conseguir desarrollar la tecnología para que en 15 años estos prototipos se conviertan no solo en una realidad, sino en una alternativa a los modelos convencionales comenzando sus operaciones reales con pasajeros.

Una posibilidad que desde el consorcio europeo se ha indicado para lograr, requerirá una acción decisiva de todo el ecosistema de la aviación, un decidido apoyo por parte de los gobiernos, hasta la apuesta por la producción de hidrógeno procedente de energías renovables para elevar la sotenibilidad de esta alternativa.

Fuente | Airbus

Compártelo: