La revolución de las baterías podrá llegar también por un pack fabricado con una mezcla de grafeno y polímeros

La carrera por diseñar baterías más capaces ha copado los trabajos de cientos de laboratorios por todo el mundo. Pero para lograr coches eléctricos con más autonomía y vida útil más largo puede tener otro elemento crucial. El pack. Un componente clave que un grupo de investigadores ha descubierto como mejorarlo y con ello las capacidades de las propias baterías.

La compañía australiana Vaulta ha recibido una ayuda del gobierno del país para acelerar el desarrollo de una revolucionaria tecnología de packs de baterías para coches eléctricos. Un sistema que utilizar una mezcla de grafeno, polímero y otros compuestos para ofrecer mejoras significativas en aspectos como el peso, la conductividad térmica y la resistencia de las baterías de litio.

Según sus diseñadores, la carcasa de polímero permite dispersar el calor de las celdas de una forma más rápida y eficiente que los sistemas actuales, algo que además tendrá su repercusión en el menor coste al usar menos componentes en este aspecto.

Además es de cuatro a cinco más conductivo que el plástico usado para estas aplicaciones, cifra que indican podrá llegar a las 10 veces con su evolución.

El resultado es un sistema más ligero, más económico, y que además permitirá alargar la vida útil de las baterías.

Pero sin duda su punto más interesante es el relacionado con su reciclaje. Sus diseñadores han comenzado sus trabajos con la mente puesta en lo difícil que resulta hoy en día reciclar una batería. Es por eso que se propusieron crear un concepto que fuese mucho más fácil de recuperar, y por lo tanto más económico.

Y es que en la actualidad se están produciendo millones de baterías bajo la promesa del desarrollo de una tecnología de reciclaje a 10 años vista. Pero de no lograrse, el resultado serán millones de toneladas de residuos sin tratar.

La propuesta de los técnicos de Vaulta es un sistema que pueda de una forma sencilla, detectar y sustituir las celdas defectuosas para que el vehículo pueda segur circulando, y de esa forma extender de forma significativa su duración. No hará falta cambiar toda la batería por culpa de la pérdida de rendimiento de unas celdas.

Una tecnología que ahora se prepara para realizar pruebas de alto rendimiento en competiciones como la Nascar americana, donde podrán certificar sus capacidades tanto de rendimiento como de seguridad ante accidentes a alta velocidad. Factores que de ser superadas, supondrá que se podrán usar en cualquier vehículo.

Vía | Graphene-info

Relacionadas 

Compártelo: