Repsol producirá combustibles sintéticos a partir de hidrógeno renovable en 2023

Las compañías petroleras tradicionales también acabarán descarbonizándose. La española Repsol se puso el objetivo de lograrlo en 2050, aunque antes hay que dar una serie de pasos previos. Uno de esos pasos es producir combustibles con baja huella en carbono, como gasolina y gasóleo de automoción y queroseno para aviación. Ya se ha realizado una prueba con éxito en la refinería de Cartagena.

Repsol ha utilizado como «materia prima» residuos sólidos urbanos; es decir, basura. De los RSU emana de forma natural metano (CH4), eufemísticamente denominado biogás o biometano. A partir de 500 MWh equivalentes de este gas, Repsol ha obtenido 10 toneladas de hidrógeno renovable, el cual se ha utilizado para confeccionar combustibles sintéticos.

Según la empresa, se han evitado la emisión 90 toneladas de CO2, el equivalente a recorrer 750.000 kilómetros con un coche pequeño que consume 5,3 l/100 km de gasolina o 4,5 l/100 km de gasóleo. La intención de Repsol es utilizar este recurso, la basura, y convertirla en combustibles sintéticos. En 2030, la compañía prevé utilizar 4 millones de toneladas de RSU anuales para este propósito.

En la refinería de Cartagena, donde se ha hecho esta primera prueba industrial, se están construyendo las instalaciones para convertir RSU en combustibles sintéticos. A partir de 2023 se pondrán en marcha, con una capacidad prevista de producción de 250.000 toneladas de combustibles para automoción y aviación. En el puerto de Bilbao, cerca de la refinería de Petronor, también habrá instalaciones de este tipo.

Ya que la producción de basura es algo inevitable en la civilización, al menos hay que aprovecharla para potenciar la economía circular; como recurso nos sobra.

Repsol y el hidrógeno renovable

En el vídeo corporativo incrustado sobre estas líneas vemos que la compañía habla indistintamente de «hidrógeno renovable» e «hidrógeno verde». Repsol se ha propuesto tener en 2025 una capacidad de producción de hidrógeno renovable de 552 MW en 2025 y 1,9 GW en 2030. El primer electrolizador estará en servicio en 2022, con 2,5 MW de capacidad.

En 2024 habrá otro electrolizador en servicio de 10 MW cerca de la refinería de Petronor, cuya producción de hidrógeno se utilizará para la planta de combustibles sintéticos que la compañía va a construir en colaboración con Saudi Aramco. Por otro lado, se han previsto construir electrolizadores en las citadas refinerías, de 100 MW cada uno, para las necesidades de sus complejos industriales.

Estos primeros pasos resultan fundamentales para ir descarbonizando su actividad, dada la evidencia de que para Repsol la única forma de dejar de emitir CO2 ahora mismo consiste en detener toda su actividad. Hoy día Repsol es el mayor productor de hidrógeno de España, y también es el principal consumidor de este vector energético.

Compártelo: