Nuevo récord mundial del sol artificial de China

El conocido como «sol artificial» de China, un reactor nuclear Superconductor Experimental Avanzado (EAST, por sus siglas en inglés), o tokamak, ha establecido un nuevo récord al mantener la temperatura de plasma cerca de 70 millones de grados centígrados por 1.056 segundos.

Los 17 minutos y 36 segundos que han marcado un nievo hito en el desarrollo de esta tecnología, en un experimento realizado el pasado 30 de diciembre, han sido confirmados por el investigador Gong Xianzu, del Instituto de Física del Plasma de la Academia China de Ciencias (ASIPP).

Los rectores tipo tokamak están diseñados para reproducir las reacciones físicas que suceden en las estrellas y concretamente en el Sol. Con estos se pretende abrir una vía para el estudio del potencial de la fusión nuclear como fuente de energía limpia e ilimitada.

Nuevo avance

Gong Xianzu, es el responsable del experimento llevado a cabo en Heféi. En declaraciones realizadas a la agencia Xinhua, confirma que se han conseguido mantener estable la alta temperatura del plasma durante un tiempo récord. «Sentando una sólida base científica y experimental hacia el funcionamiento de un reactor de fusión«.

A finales de mayo del año pasado, los científicos del país asiático habían sido capaces de llevar la temperatura del plasma del EAST a 120 millones de grados centígrados durante 101 segundos.

Con esta nueva prueba se ha demostrado que el reactor con tecnología china, ha conseguido ser 8 veces más caliente que el núcleo del Sol, que alcanza unos 15 millones de grados centígrados.

Este nuevo «sol artificial» ha podido incrementar la temperatura hasta 160 millones de grados centígrados durante un periodo de 20 segundos.

Objetivo la fusión

El objetivo de este proyecto es recrear la fusión nuclear que se produce en las estrellas, donde los núcleos atómicos chocan y se fusionan entre sí para formar átomos de helio, liberando gran cantidad de energía. 

A la hora de conseguir alcanzar la meta de lograr una fusión nuclear dentro del reactor, la temperatura de los iones que forman parte de su plasma tiene que superar los 100 millones de grados centígrados.

El objetivo final es que el plasma de hidrógeno un día pueda convertirse en una fuente prácticamente inagotable de energía.

Compártelo: