Así será el nuevo Porsche Macan eléctrico que llegará en 2023 al mercado

Ayer conocíamos la propuesta de Masetari dentro del sector del coche eléctrico con el Grecale. Un modelo que se coloca en el segmento D de los SUV que de momento no ha sido muy explotado en unas marca premium centradas en opciones más grandes. Una lucha donde el próximo año se unirá el modelo de mayor ventas de Porsche, el Macan, del que os anticipamos su diseño con este render.

Y es que el más popular de la familia Porsche sin duda será todo un hito para los de Stuttgart, que hasta ahora solo contaban con el Taycan como representante dentro de la oferta de coches eléctricos. Algo que en breve se extenderá a un Porche Macan eléctrico que ha levantado grandes expectativas.

Los cambios respecto a la actual generación no se limitarán al aspecto mecánico con la llegada de la variante eléctrica. Su aspecto dará un paso en la dirección de la deportividad, con unas proporciones algo más compactas y con una marcada caída del portón trasero que, esta vez, ha permitido integrar un spoiler activo en la base de la luneta posterior. Además, tanto por delante como por detrás, la influencia del Taycan es más que notable, aunque con un estilo evolucionado.

Los faros delanteros se han dividido en dos niveles, con la luz de día de LED y los indicadores de giro en los clásicos cuatro puntos cardinales en la parte superior, y con las funciones de cruce y carretera en un nivel inferior, alojadas en unas falsas y profundas tomas de aire. La parte inferior del paragolpes aloja unas parrillas para la refrigeración del sistema de propulsión, mientras que en el extremo opuesto, los grupos ópticos se remiten a una fina banda luminosa que se extiende a lo ancho, portón incluido. Las ruedas colocadas en los extremos de los ejes, y a ras de la carrocería, refuerzan la anchura.

Porsche Macan eléctrico: características técnicas

El Porsche Macan eléctrico con unos falsos tubos de escape en una de sus últimas pruebas de invierno

Este modelo se convertirá en la propuesta de acceso de la firma de Stuttgart; además, será el encargado de estrenar la plataforma PPE.

Dicha arquitectura, desarrollada en colaboración con Audi, contará con un sistema eléctrico de 800 voltios, lo que le permitirá cargar a un máximo de 270 kW de potencia en corriente continua. No sería de extrañar que gracias al empleo de un nuevo software de gestión el Macan sea capaz de mejorar los tiempos de carga del Taycan (5-80% en 22,5 minutos).

En el aspecto motor, es de esperar que Porsche como es habitual instale los mismos sistemas del Taycan en el Macan. Algo que supondría que la versión menos potente cuente con 300 kW (408 CV). Si nos vamos a la siguiente, la 4S, la potencia aumenta hasta los 390 kW (530CV) mientras que la Turbo llega a los 500 kW (680 CV). La más radical, Turbo S, posiblemente se quede en el Taycan debido a sus monumentales 560 kW (761 CV).

Porsche ya confirmó en su momento que el Macan eléctrico homologará una autonomía significativamente mayor a la del Taycan, que en su versión GTS logra un máximo de 504 km WLTP. Esto no quiere decir necesariamente que vaya a emplear packs de baterías más capaces, pues posiblemente su conjunto motriz esté más pulido y resulte más eficiente.

Una propuesta que tendrá que ser presentada a lo largo de este año, para abrir su configurador antes de acabar el 2022, y comenzar de esa forma las entregas a lo largo del 2023.

Compártelo: