Sí, los vehículos eléctricos redujeron la demanda de petróleo en un 3,3% en 2021

Si aumentan los vehículos eléctricos en circulación, tarde o temprano se acaba notando en la demanda de barriles de petróleo. El impacto se mide en millones de barriles de petróleo (MBP) diarios. De acuerdo a cálculos de Bloomberg NEF, en 2021 se evitó el consumo de 1,5 MBP diarios, lo que fue un 3,3% de la demanda.

Por comparar, es el equivalente a la quinta parte de las exportaciones de petróleo rusas previas a la guerra en Ucrania. Pero la mayor parte de la reducción no tiene que ver apenas con los vehículos de pasajeros o turismos (-13% de demanda), sino en vehículos de dos a tres ruedas: ciclomotores, motocicletas y triciclos fundamentalmente (-67% de demanda). La explicación viene de Asia, dado el elevado número de estos vehículos y la rápida adopción de versiones eléctricas.

En el gráfico siguiente se puede apreciar la intensidad de la reducción achacable a los vehículos eléctricos ligeros por una cuestión de número. Si nos vamos al extremo opuesto, por consumo, los autobuses eléctricos están ahorrando más MBP (16% en 2021) que los turismos aunque el número de estos últimos eclipsa al otro. Claro, un autobús consume tanto combustible como varios turismos a la vez, aunque también es cierto que el consumo por pasajero es más bajo en un autobús.

La demanda de petróleo global no ha bajado más en los últimos años por la moda de los SUV, que consumen más combustible que sus equivalentes en turismos puros

Demanda de petróleo evitada por vehículos eléctricos (2015-2021) – Fuente: BNEF / IEA

En 2021 empieza a ser apreciable la reducción de MBP diarios achacable a los vehículos comerciales (-4%), según va aumentando la oferta de furgonetas, furgones y algunos camiones. Estos vehículos también son de gran consumo, pero que son muy eficientes comparando el consumo con la carga que mueven. En total, observamos un descenso casi lineal de MBP según aumentan las ventas de vehículos eléctricos.

Bloomberg NEF estima que para 2030 la demanda de petróleo se habrá reducido en 7 MBP diarios, el equivalente a las exportaciones rusas de petróleo antes de la guerra. Siguiendo la tendencia, en 2035 la reducción habrá llegado a 16 MBP diarios, una teórica eliminación de la demanda del petróleo. En algún punto eso tendrá que ralentizarse, cientos de millones de vehículos de combustión interna no van simplemente desaparecer sin más de la faz de la tierra.

La conclusión que podemos sacar de todo esto es que si las empresas petroleras pretendían evitar esto, eso fue hace tiempo, y ya no tienen el poder para volver atrás. Es más preveían otro escenario, solo hay que acordarse de sus previsiones de 2017: esperaban que el petróleo fuese la opción energética mayoritaria en 2040, y que el estancamiento en el consumo vendría en la década de 2030. Pues va a ser que no.

Con muy buen criterio, las grandes empresas que han amasado fortunas con la venta del petróleo están diversificando su negocio hacia los puntos de recarga, la comercialización de energía renovable o la integración vertical del hidrógeno verde. Si hay algo de lo que no pecan, es de idiotas. O se preparan para la transición de la petromovilidad a la electromovilidad o tendrán que encoger hasta acabar desapareciendo o absorbidas por terceros.

NOTA: El gráfico contempla también la reducción causada por vehículos de pila de combustible de hidrógeno, aunque esta sea residual, y eso teorizando que habría sido hidrógeno renovable.

Compártelo: