¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

Los estudios confirman que la desaceleración de las ventas de coches eléctricos es un fenómeno pasajero

El inicio de año ha venido acompañado por una reducción del ritmo de ventas de coches eléctricos en Europa y Estados Unidos, con China en otro mundo y disparando sus ventas. Pero en occidente, las ventas están en una fase de menor velocidad, algo que los estudios de la Agencia Internacional de la Energía ha indicado es temporal.

En Estados Unidos, las cifras de ventas son muy dispares, y de esa forma seis de los 10 mayores fabricantes de coches eléctricos vieron crecer sus ventas a un ritmo vertiginoso en comparación con hace un año: desde un 56% de Hyundai-Kia, hasta un 86% en Ford.

En el otro lado encontramos a dos de las principales fuerzas del mercado, Tesla, que ha visto reducidas sus ventas interanuales, y General Motors.

Según informa Bloomberg, esto puede tener mucho que ver con la cuestión de los ciclos de los vehículos. Por un lado, Tesla lleva tiempo sin renovar o ampliar su gama de vehículos, y en Estados Unidos el Model 3 ha estado en fase de renovación casi seis meses más que en Europa. El Model Y afronta sus últimos meses de vida en la actual generación, y no hay a la vista proyectos concretos de nuevos lanzamientos, más allá de la Cybertruck, el futuro Roadster, y la promesa de un modelo económico que no termina de presentarse y que no llegará al menos hasta 2025.

A esto se suma también el cambio de ciclo en General Motors. El gigante de Detroit ha eliminado de la oferta el que hasta ahora era su eléctrico más popular, el Bolt. Algo que ha tenido efecto en las ventas dentro de un fabricante que este año está ampliando su oferta de forma más que significativa, y además lo hará de la mano de unas propuestas que montarán las modernas baterías Ultium desarrolladas de forma conjunta con LG, y que han vivido varios retrasos en el inicio de su producción.

Las expectativas de GM para este 2024 será de convertirse en el mayor impulsor del crecimiento de los coches eléctricos en Estados Unidos, electrificando algunas de sus marcas más importantes, que finalmente están llegando a la producción después de años de retrasos. Eso incluye una SUV Equinox, que saldrá desde los 35,000 dólares, y su hermana Blazer, así como camionetas eléctricas Silverado y GMC Sierra con hasta 800 km de autonomía.

Un 100% más coches eléctricos en 2024

Gracias a esto, y a pesar del frenazo temporal de Tesla, las expectativas de matriculaciones son muy buenas para Estados Unidos, donde la Agencia Internacional de la Energía ha estimado que en 2025 se matricularán en el mercado americano 2,5 millones coches eléctricos, un 127% más que en 2022, y un 108% más que en 2023.

A pesar de estas proyecciones, algunos fabricantes, como Ford o Volkswagen, han decidido frenar sus inversiones en coches eléctricos y volver a apostar por los híbridos enchufables.

Esto quiere decir que no aprovecharán el «año sabático» de Tesla, que si podría ser capitalizado por otros grupos que mantienen sus objetivos de inversiones en el sector, como Hyundai o General Motors, que pueden hacerse un hueco en el mercado aprovechando este cambio estratégico.

Ningún fabricante, aparte de Tesla, ha podido lograr un éxito notable en cuanto a ventas de coches eléctricos en Estados Unidos, o incluso vender más de 100.000 unidades al año contando con todos sus modelos

Pero este año tanto Hyundai, GM como Ford están en camino de alcanzar ese umbral de 100.000 unidades de producción, un posible punto de inflexión para la competencia de vehículos eléctricos en Estados Unidos.

Algunos de los grupos más rezagados también están empezando a asomar la cabeza en el mercado estadounidense este año. Stellantis comenzará a vender sus primeros Jeeps y Ram eléctricos, y Hyundai está lanzando un grupo diverso de propuestas que acompañarán la apertura de su nueva fábrica en Georgia, y Honda, que también está levantando una fábrica de coches eléctricos en Estados Unidos, acaba de comenzar a entregar el Acura ZDX.

Se espera que las ventas de eléctricos en Estados Unidos y en todo el mundo crezcan aproximadamente un 20% este año. Eso es menos que la vertiginosa expansión del 46% que experimentó Estados Unidos en 2023, pero ese nivel de crecimiento es insostenible y lo natural es la tendencia a suavizar la curva.

Y es que si el mercado continuara a este ritmo crecimiento, incluso en esta fase de desaceleración, prácticamente todos los automóviles serían eléctricos en apenas una década. Algo que parece sucederá en algunos mercados, como China, pero no en Estados Unidos y Europa donde las tasas de crecimiento se irán reduciendo de forma natural.

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame