¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

BMW mantendrá sus plataformas térmicas en paralelo a la Neue Klasse eléctrica: «apostamos por un enfoque tecnológicamente flexible»

BMW no planea abandonar los motores de combustión interna a corto plazo. Aunque el año que viene lanzará una inédita plataforma eléctrica dedicada, la Neue Klasse, en paralelo mantendrá sus arquitecturas para modelos con motor de combustión interna, las UKL (tracción delantera/total) y CLAR (tracción trasera/total) ya vistas en su gama actual.

Si bien la Neue Klasse será una plataforma diseñada específicamente para coches eléctricos, algo que se dejará notar en los voladizos, batalla y altura de los próximos integrantes de la gama cero emisiones «i», la firma bávara planea mantener un aire de familia entre sus modelos térmicos y eléctricos mediante un lenguaje estético común.

Los primeros vehículos basados en la plataforma Neue Klasse serán los iX3 (2025) e i3 (2026) de segunda generación, equivalentes a los X3 y Serie 3. Está previsto que esta base se utilice en modelos de todos los tamaños, desde el i1 (segmento C) al i7 (segmento F).

Algo similar ocurrirá con MINI. Aunque el Countryman por el momento utiliza la misma plataforma (UKL) en sus versiones térmicas y eléctricas, el Cooper se ha desdoblado en dos modelos separados: por un lado está el MINI Cooper C, basado en la UKL, y por otro el MINI Cooper E, que emplea la Spotlight EV desarrollada con Great Wall.

MIN Cooper SE

El MINI Cooper recientemente se desdobló en dos modelos: C y E

Desde un punto de vista estético, el Cooper C resulta muy similar al Cooper E, pero en realidad se trata de dos modelos completamente independientes; de hecho, el Cooper C no es más que un profundo restyling del MINI Hatch de tercera generación.

Esto mismo es lo que podemos esperar de los futuros coches eléctricos de BMW. Elementos como los grupos ópticos o la calandra se parecerán a los de sus hermanos térmicos, pero bajo la piel no tendrán nada que ver entre sí. Esto permitirá a la marca aprovechar todas las ventajas que ofrece una configuración exclusivamente eléctrica, sorteando las limitaciones de una arquitectura multienergía.

«Para nosotros siempre estuvo claro que el desarrollo [del coche eléctrico] será muy volátil porque depende de la legislación y de las necesidades de los clientes», explica al medio británico Autocar Bernd Körber, jefe de producto de BMW«Apostamos por un enfoque tecnológicamente flexible, por lo que planeamos construir todos los sistemas de propulsión en una sola línea de producción. Si un mercado cambia en una dirección, no tendremos que cerrar una planta».

Fuente | Autocar

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame