¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

FIAT Grande Panda vs Renault 5, las marcas europeas apuestan por la nostalgia frente a los coches eléctricos chinos

La industria china lleva la delantera a la europea en materia de coches eléctricos. Tras años de fuertes estímulos estatales, los turismos enchufables (eléctricos puros e híbridos enchufables) están rozando una cuota de mercado del 50% en el país asiático; además, las empresas chinas controlan en gran medida la cadena de suministro de las baterías de litio.

Este dominio queda reflejado en el desembarco masivo de modelos chinos que está teniendo lugar en el viejo continente de un tiempo a esta parte. A pesar de los intentos de la Unión Europea de poner coto a su expansión mediante la imposición de aranceles, diversos estudios señalan que la ventaja china a nivel de costes es tal que sus fabricantes podrán amortiguar los nuevos impuestos sin mayor problema.

Los grupos europeos todavía cuentan a su favor con décadas de know-how en el desarrollo de automóviles, algo que se deja notar en aspectos como la puesta a punto o los asistentes de conducción. A esto deberíamos sumar otro punto adicional que los europeos planean explotar al máximo: la nostalgia.

Con excepción de firmas como MG, de origen británico pero en manos de SAIC desde hace dos décadas, la mayoría de marcas chinas no tienen una historia especialmente dilatada. Por contra, las occidentales son viejas conocidas del público, algo que varias compañías han decidido aprovechar para atraer a los consumidores.

Los FIAT Grande Panda y Renault 5 costarán menos de 25.000 euros antes de ayudas

Este es el caso de FIAT y Renault, que han abierto el baúl de los recuerdos para recuperar dos de sus mayores iconos del pasado. Los nuevos Grande Panda y R5 lucen una llamativa estética retro-futurista inspirada en sus ilustres predecesores del siglo pasado. Ambos pertenecen a una nueva generación de utilitarios eléctricos del segmento B con un precio de partida aproximado de 25.000 euros antes de ayudas, categoría en la que también se encuadran tanto el Citroën ë-C3 como los futuros CUPRA Raval, Nissan Micra y Volkswagen ID.2.

Se espera que el FIAT Grande Panda combine un motor de 113 CV (83 kW) con una batería LFP (litio-ferrofosfato) de 42 kWh, suficiente para homologar unos 320 km WLTP de autonomía. En cuanto a la carga, llegará a un pico de 100 kW en corriente continua (20-80% en 26 minutos). Sus tarifas deberían ser similares a las de su hermano de plataforma, el antes mencionado Citroën ë-C3, que parte de los 22.590 euros.

La gama del Renault 5 será más amplia, pues estará formada por tres conjuntos mecánicos. El modelo de acceso utilizará un motor de 95 CV (70 kW) y una batería NCM (níquel, cobalto, manganeso) de 40 kWh (300 km WLTP), pero no tendrá carga rápida.

Por encima estarán las variantes de 120 CV (40 kWh, 300 km WLTP) y 150 CV (52 kWh, 410 km WLTP), que cargarán respectivamente a 80 y 100 kW (15-80% en 30 minutos). Por el momento sólo se conocen los precios del R5 de 150 CV, que parte de los 31.584 euros, aunque está confirmado que el de 95 CV rondará los 24.900 euros (que, con descuentos promocionales, podría bajar a unos 23.500 euros).

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame