¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

Al Tesla Model 3 Performance se le atraganta Nürburgring

El nuevo Tesla Model 3 Performance ha llegado con algo de retraso respecto a la renovación de la berlina, según Tesla, para terminar un desarrollo pensado para lanzar algo diferente. Finalmente, la variante más deportiva ya está en las carreteras, pero las primeras pruebas en circuito están siendo algo decepcionantes.

La meca de la velocidad y la resistencia es el infierno verde, Nürburgring. Allí ha llevado una unidad uno de los instructores de conducción del circuito, que ha tenido la oportunidad de poner a prueba las capacidades del nuevo Performance en los 20.08 kilómetros de longitud del circuito alemán.

Una de las primeras impresiones ha sido favorable, destacando el buen manejo y estabilidad del coche, además de hacerlo con una nueva suspensión que mejora el confort en el día a día. Algo que supone unas excelentes sensaciones en los primeros metros.

Pero la alegría dura poco, y cuando el coche llega a la curva Schwedenkreuz, tras dos minutos y medio de conducción, el Model 3 muestra un mensaje advirtiendo de una temperatura alta en los frenos.

Unos 30 segundos después, cuando el coche alcanza velocidades superiores a 200 km/h, se ve al conductor peleando con el volante mientras el coche intenta reducir la velocidad, con un rastro de humo en el espejo retrovisor.

Es entonces cuando el piloto indica que: «Estoy frenando a fondo y el coche no quiere frenar mucho. Estamos echando humo a todo trapo…La misión se ha abortado si los frenos ya están en llamas«.

El Tesla Model 3 Performance y Nürburgring

Los datos de telemetría en pantalla muestran que el coche comienza la vuelta con una «descarga máxima» de su batería de 393 kW y una temperatura de batería de 26,3 grados.

Después de cinco minutos y medio, se observa que la potencia se degrada rápidamente, cayendo de 392 kW a aproximadamente 300 kW en otros 50 segundos, y alcanzando los 200 kW después de otros dos minutos.

Incluso cuando el conductor reduce la velocidad cuando los frenos comienzan a echar humo, el Model 3 termina la vuelta con la temperatura de la batería a 58,5 grados.

Curiosamente, los 393 kW (527 CV) de potencia pico indicados al comienzo de la vuelta son más altos que los 380 kW (510 CV) declarados para el Model 3.

Finalmente, el Model 3 Performance completa el recorrido en nueve minutos y medio. Un tiempo que no es totalmente «científico» ya que el vehículo se ha conducido en una jornada de puertas abiertas con otros coches en el trazado. Pero ha sido suficientemente malo como para preocuparse.

Esto a pesar de que esta unidad cuenta con un líquido de frenos mejorado, aunque monta los discos y pinzas de freno de serie, que Tesla describe como: «Frenos Performance de alto rendimiento
El tacto del pedal mejorado y la gestión del calor optimizada garantizan un frenado uniforme a todas las velocidades y en un rango de temperaturas más amplio

Como recordamos, una versión deportiva que cuenta con elementos como un chasis optimizado, mejorando la rigidez y su rendimiento. Las llantas escalonadas de aluminio forjado de 20 pulgadas vienen en neumáticos Pirelli P Zero 4. El modelo estrena además una amortiguación adaptativa nueva, controlada por software interno e integrada en el controlador de dinámica del vehículo (VDC) de Tesla.

Son muchos los que han criticado la prueba, indicando que el Model 3 Performance no es un coche de circuito, sino una berlina familiar deportiva de calle.

Pero no olvidemos, además de la cuestión de los «frenos de alto rendimiento» que indica la marca, que este modelo viene con el «Track Mode V3». Un conjunto de software que controla los parámetros de los motores, la suspensión, la refrigeración, el controlador de estabilidad y el sistema de freno regenerativo en un único sistema unificado, y que es un sistema que permite poder disfrutar en el circuito y para personalizarlo al gusto del conductor.

Pero el resultado en este caso es que después de apenas un cuarto de recorrido a Nürburgring, los frenos echaban humo y apenas frenaban, por lo que el coche no ha podido ni dar una vuelta completa.

Una situación que solo podrá solventar un verdadero Track Pack como en el Tesla Model S Plaid, que añada elementos como frenos verdaderamente de altas prestaciones.

Un circuito donde hace poco hemos podido ver a otro eléctrico, el Hyundai IONIQ 5 N, conducido por este mismo piloto, que ha sido capaz de completar dos vueltas a todo trapo sin síntomas de fatiga en los frenos.

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame